Las crisis epilépticas se manifiestan de diferente manera según la parte del área cerebral implicada

Publicado 10/02/2020 14:49:54CET
Los pacientes con epilepsia tenían un exceso de variaciones genéticas en genes asociados con esta enfermedad
Los pacientes con epilepsia tenían un exceso de variaciones genéticas en genes asociados con esta enfermedad - FLICKR - Archivo

MADRID, 10 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las crisis epilépticas se manifiestan de diferente manera según la parte del área cerebral implicada, según ha comentado el director de investigación de Vithas NeuroRHB, Enrique Noé, con motivo de la celebración del Día Internacional de la Epilepsia.

"Con crisis epilépticas nos referimos, neurofisiológicamente, a una descarga eléctrica sincronizada de un grupo de neuronas corticales que se activa de forma anómala y que, generalmente, se produce de forma súbita, breve y transitoria. Mientras que, clínicamente hablando, esta activación anómala y excesiva genera una alteración en la función cerebral que puede tener una expresión muy variable", ha dicho.

La imagen clásica de una crisis epiléptica es la de una contracción muscular, asociada generalmente a movimientos clónicos y relajación de esfínteres. Sin embargo, en función del área del córtex cerebral implicada, las crisis pueden presentarse como síntomas sensitivos (hormigueo, adormecimiento, cosquilleo); episodios aislados de desconexión del medio (ausencias y crisis complejas); síntomas visuales; olfatorios o gustativos; auditivos; sacudidas musculares repentinas; o, incluso, sensaciones emocionales complejas.

"En niños existen las crisis convulsivas o tónico-crónicas caracterizadas por sacudidas y contorsiones rápidas, rítmicas y, a veces, violentas que con frecuencia se generalizan y se asocian a la pérdida del conocimiento y además, en población infantil puede existir otro tipo de crisis, mucho más frecuentes que en los adultos, que consisten en episodios muy cortos con un breve momento de mirada fija y pérdida de atención, que pueden ir o no acompañadas de automatismos motores como un aumento en la frecuencia de parpadeo, movimientos oculares o desviación de la mirada, movimientos de chupeteo, o frotamiento de manos, entre otros signos característicos", ha dicho la directora clínica de Vithas NeuroRHB en Vithas Valencia Consuelo, Carolina Colomer.

Ante estas crisis, tal y como ha explicado la doctora, si requiere de la actuación de los padres se recomienda mantener la calma y no frustrarse, no intentar sujetar al niño y solo evitar que se haga daño. Además, ha destacado la importancia de no reanimarle ni hacerle la respiración artificial ya que, normalmente, tanto la coloración azulada como la dificultad para respirar se deben a la reactividad de los vasos cutáneos y a la falta de coordinación de la respiración junto al aumento de secreciones.

"De igual manera, no darle nada por boca ni colocar objetos entre los dientes, aflojar las prendas ajustadas y evitar que la gente se aglomere encima. Por último, recordar que es primordial observar todo lo que ocurre durante la crisis y, si es posible, anotar la duración y sus características ya que pueden servir para un correcto diagnóstico", ha apostillado.

En el caso de las crisis no convulsivas (ausencias o crisis parciales complejas), Colomer ha avisado de que "muchas" son confundidas con problemas de conducta o son mal diagnosticadas como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), ya que este tipo de episodios pueden iniciarse súbitamente en medio de una actividad y acabar de forma abrupta. "Es frecuente encontrar niños con epilepsia que también tienen problemas de aprendizaje, conducta, concentración y atención, por ello, es importante tener un diagnóstico adecuado", ha zanjado.

Contador

Para leer más