Publicado 13/10/2020 16:56CET

El COVID-19 causa lesiones neurológicas en uno de cada siete infectados

Coronavirus en 3D.
Coronavirus en 3D. - APPLEDESIGN/GETTY - Archivo

MADRID, 13 Oct. (EUROPA PRESS) -

Sin invadir directamente el cerebro o los nervios, el virus responsable del COVID-19 causa lesiones neurológicas potencialmente dañinas en aproximadamente uno de cada siete infectados, según un nuevo estudio. Estas lesiones van desde la confusión temporal debido a los bajos niveles de oxígeno en el cuerpo, hasta el accidente cerebrovascular y las convulsiones en los casos más graves.

Dirigido por investigadores de la Escuela de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York (Estados Unidos), el estudio no mostró ningún caso de inflamación cerebral o nerviosa (meningitis o encefalitis), lo que indica que no hay una invasión inmediata de estos órganos por el virus SARS-CoV-2.

Aunque esto debería tranquilizar a los pacientes, las complicaciones neurológicas del COVID-19 deberían tomarse en serio porque aumentan drásticamente el riesgo de que un paciente muera mientras está en el hospital (en un 38 por ciento), según los investigadores. Estos efectos adversos también aumentan la probabilidad de que un paciente con coronavirus (en un 28 por ciento) necesite una terapia a largo plazo o de rehabilitación inmediatamente después de su estancia en el hospital.

"Los resultados de nuestro estudio no mostraron señales de que el coronavirus ataque directamente el sistema nervioso. Las complicaciones neurológicas observadas en COVID-19 son predominantemente los efectos secundarios de estar gravemente enfermo y sufrir de bajos niveles de oxígeno en el cuerpo por períodos prolongados de tiempo", explica una de las líderes de la investigación, Jennifer Frontera.

Publicado en la revista 'Neurology', el estudio supervisó de cerca el progreso de 606 pacientes adultos con COVID-19 diagnosticados con enfermedades cerebrales o relacionadas con los nervios en cuatro hospitales en la ciudad de Nueva York y Long Island entre el 10 de marzo y el 20 de mayo, cuando las infecciones por coronavirus estaban en su punto más alto en la región. Entre todos los hospitales, 4.491 pacientes dieron positivo en COVID-19 durante ese tiempo.

Entre los demás resultados clave del estudio estaba el hecho de que los problemas neurológicos comunes, como la confusión causada por desequilibrios químicos de electrolitos, una infección grave o una insuficiencia renal, solían aparecer en las 48 horas siguientes al desarrollo de los síntomas generales de COVID-19, entre los que se incluían la fiebre, la dificultad para respirar y la tos.

La mitad de los afectados neurológicamente tenían más de 71 años, lo que según los investigadores es significativamente mayor que los otros 3.885 pacientes con COVID-19 (a una edad media de 63 años) que no experimentaron disfunción cerebral. La mayoría eran hombres (66 por ciento) y blancos (63 por ciento).

Frontera señala que los resultados del estudio sí sugieren que los negros no están en mayor riesgo de complicaciones neurológicas que otros pacientes de COVID-19, lo que es una "buena noticia", ya que se sabe que los negros tienen un mayor riesgo de muerte por infección de coronavirus. Sin embargo, apunta que esta observación potencialmente importante requiere una mayor investigación.

Aunque se sabe que el coronavirus ataca otros órganos, incluyendo los vasos sanguíneos y el corazón, los investigadores dicen que su principal objetivo son los pulmones, donde dificulta la respiración, privando al cuerpo del oxígeno que necesita para mantenerse vivo. Los bajos niveles de oxígeno en el cuerpo y el cerebro era otro problema neurológico común, según los resultados del estudio, que podía llevar a la confusión, al coma o a un daño cerebral permanente.

Contador