Publicado 19/07/2022 08:34

Las 5 cosas imprescindibles que debes hacer para cuidar de tus implantes

Archivo - Implantes dentales
Archivo - Implantes dentales - SVITLANA HULKO/ ISTOCK - Archivo

   MADRID, 19 Jul. (EDIZIONES) -

   Lo deseable es siempre que los dientes nos duren para toda la vida, y afortunadamente así es en la mayor parte de los casos. De igual forma, todos queremos que nuestros implantes también permanezcan intactos siempre.

   "Sin embargo, la realidad es que tanto dientes como implantes están sujetos a posibles complicaciones; ya sean de tipo mecánico (fracturas, aflojamientos de la corona, desgaste de la cerámica de la prótesis, etc.), o biológico (enfermedades periimplantarias como la mucositis o la periimplantitis, o fracaso de la osteointegración), que pueden hacer que un implante deba ser explantado en un momento dado y no dure para siempre", así lo explica en una entrevista con Infosalus la doctora Ana Molina, vocal de formación de la Sociedad Española de Periodoncia e Implantes Dentales (SEPA).

   Así, esta especialista subraya que para prevenir estas complicaciones y lograr que un implante nos dure para toda la vida es vital, en primer lugar, una buena planificación y ejecución del caso por parte de un odontólogo adecuadamente cualificado.

   Después, ve importantísimo que el paciente sea incluido en un programa de mantenimiento peri-implantario con visitas regulares al dentista, y donde se monitorice la salud de los tejidos alrededor del implante, y se lleven a cabo limpiezas periódicas que ayuden al paciente con el control y la eliminación de la placa dental, causante de la inflamación de los tejidos.

PRINCIPALES ERRORES EN EL CUIDADO DE UN IMPLANTE

   Con ello, y como tercer punto a tener en cuenta sobre el cuidado de los implantes, la doctora Molina destaca que un error muy común es pensar que estos, al ser una prótesis de metal y cerámica, requieren de menos cuidados que un diente cuando precisamente es todo lo contrario: "Los implantes dentales son más delicados que los dientes y la eliminación de la placa dental (es decir, los acúmulos de bacterias y restos de alimentos que hay en la boca) debe ser si cabe más exhaustiva alrededor de los implantes que alrededor de los dientes".

   Además, y en cuarto lugar, sostiene que es imprescindible acudir con regularidad a las visitas de mantenimiento, ya que los implantes dentales son, a diferencia del diente, un elemento inerte, no tienen nervio, y cuando acontece una complicación de tipo inflamatorio en los tejidos que los rodean (mucositis peri-implantaria o peri-implantitis), apenas cursan con síntomas de alarma como dolor, hinchazón o sangrado, pudiendo pasarle desapercibidas al paciente.

   "Por todo ello, es vital una adecuada higiene oral por parte del paciente alrededor de sus implantes dentales, y las visitas periódicas de control con su dentista para detectar posibles signos de alarma", insiste la miembro de la SEPA.

PAUTAS PARA UN CORRECTO CUIDADO DE LOS IMPLANTES

   En este sentido, la también 'board' en Periodoncia e Implantes Dentales de la Federación Europea de Periodoncia (EFP) mantiene que, como quinto pilar en el cuidado de los implantes, la clave de todo es la correcta higiene oral, y para la se deben emplear dispositivos adaptados al tipo de prótesis sobre implantes que lleve cada paciente.

   "Hay que cepillar los dientes y los implantes al menos 3 veces al día, con cepillo manual o eléctrico, y a continuación utilizar algún dispositivo de higiene interdental, como seda o cepillos interdentales para terminar de eliminar los depósitos de placa dental que quedan entre los dientes", apostilla.

   A su vez, la doctora Molina indica que el dentista será el encargado de instruir a cada paciente en el tipo de dispositivo que debe emplear para la higiene interdental, su tamaño y la forma de uso correcta. "Si la prótesis sobre implantes es removible, después de cada comida debe ser retirada para una correcta higiene de los implantes en la boca y de la prótesis en sí, antes de volver a instalarla en su posición", añade.

Aquí señala que no es fundamental el empleo de irrigadores dentales para el cuidado de los implantes, y con la limpieza mecánica por fricción con un cepillo de dientes, con la seda dental, o con los cepillos interdentales es mucho más eficaz que el uso de irrigadores para eliminar la placa dental. "Estos nunca deben sustituir al cepillado dental convencional", apostilla Molina.

   Es más, mantiene que los irrigadores dentales solo estarían indicados en ciertos tipos de prótesis sobre implantes que no son removibles y que tienen un faldón o extensión de color rosado que simula la encía del paciente y que impide la introducción bajo la prótesis de otros dispositivos de higiene mecánica como los cepillos interdentales. "En el resto de casos es preferible el empleo de cepillos de dientes y de cepillos interdentales o de seda frente al uso del irrigador", según apostilla.

POSIBLES FACTORES DE RIESGO

   Además de los cuidados bucales comentados, la profesora ayudante y miembro del grupo de investigación Etiología y Terapéutica de las Enfermedades Periodontales y Periimplantarias (ETEP) de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) subraya que para un correcto cuidado de los implantes dentales es importante controlar aquellos factores de riesgo que hacen que el sujeto pueda tener mayor predisposición a padecer enfermedades periimplantarias, entre ellos:

   - Antecedentes de periodontitis: los pacientes que hayan perdido sus dientes por periodontitis (comúnmente llamada 'piorrea') tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades periimplantarias, y es por ello que deben ser sometidos a un seguimiento más exhaustivo que los pacientes sin antecedentes de periodontitis.

   - Hábito tabáquico: el consumo de tabaco, además de los efectos deletéreos que tiene sobre la salud general y que son de sobra conocidos por todos, tiene un efecto muy negativo sobre los tejidos periodontales y periimplantarios, incrementando el riesgo de aparición de estas enfermedades; es por ello que el cese en el hábito tabáquico debería ser promovido en todos los pacientes desde la consulta dental, y especialmente en aquellos con enfermedades periodontales o portadores de implantes dentales.

POR QUÉ SON NECESARIOS LOS IMPLANTES

   En última instancia la especialista de la Sociedad Española de Periodoncia e Implantes Dentales recuerda por qué es necesaria la colocación de un implante en un paciente, y puntualiza que las dos principales indicaciones son, por un lado, la rehabilitación de dientes ya ausentes, bien sean dientes extraídos por motivos odontológicos, o agenesias dentales, es decir, ausencias congénitas de dientes que no llegan a formarse.

   Por otro lado, apunta al reemplazo de dientes con pronóstico imposible, como por ejemplo situaciones en las que el diente ha tenido una pérdida de soporte periodontal (encía y hueso) muy avanzada que no puede corregirse, dientes con fracturas verticales a lo largo de las raíces, o cualquier situación clínica en la que la Odontología actual no nos permita mantener el diente en la boca del paciente en salud y funcional.

   "Recordemos que un implante al fin y al cabo es una prótesis, y que nunca va a superar al órgano original que es el diente, de forma que la recomendación es luchar por el mantenimiento de los dientes siempre que sea posible, y solo cuando nos quedemos sin herramientas para mantenerlos, acudir a los implantes dentales para su rehabilitación", sentencia la doctora Ana Molina.

Contador