El corte de digestión: ¿mito o realidad?

Playa, nadar, vacaciones, mar, sin corte de digestión
PIXABAY
Publicado 23/07/2018 17:39:26CET

   MADRID, 23 Jul. (EDIZIONES) -

   El corte de digestión, y las consecuentes dos horas de espera para poder bañarse en el mar o la piscina después de comer, son un clásico que persigue a muchas generaciones, pero ¿es cierto o un mito sin base científica?

    La doctora Begoña Aramburu, especialista en Medicina de Familia en el Hospital Vithas San José de Vitoria, nos saca de dudas: no es necesario esperar después de comer para poder meternos a la piscina o la playa, con miedo de poder sufrir el temido corte de digestión, "sino que son los cambios bruscos de temperatura, las comidas copiosas, o hacer ejercicio justo después de comer".

   Si en el proceso de la digestión el cuerpo entra en contacto brusco con bajas temperaturas, la sangre se verá obligada a repartirse por el cuerpo para contrarrestar la pérdida de calor, lo que origina mareos y vómitos, lo que popularmente se llama 'corte de digestión'. Es por eso que el introducirse bruscamente en agua fría justo después de comer puede ocasionar este problema.

   Por ello, en verano es preciso tener especial cuidado con la temperatura del agua de las piscinas y playas: "Es fundamental mojarnos cada parte del cuerpo muy despacio. De esta forma conseguiremos que nuestro organismo se acostumbre a la temperatura fría del agua". La especialista precisa que lo más importante es evitar que la temperatura corporal no suba ni baje de manera brusca, porque eso es lo que produce problemas en el proceso de digestión.

   Sucede lo mismo al hacer una comida copiosa y seguidamente hacer ejercicio físico intenso, ya que la sangre que se concentra en el estómago debe fluir por todo el cuerpo para repartir oxígeno suficiente por los diferentes músculos que hayamos ejercitado, lo cual puede provocar también una parada en la digestión.

   También hay ciertas comidas muy ricas en grasas o en azúcar que favorecen el mal llamado corte de digestión. Son factores a tener en cuenta si se va a la playa o la piscina, que son los lugares donde se da este problema con más frecuencia.

¿QUÉ HAY QUE HACER?

   El corte de digestión provoca un gran malestar a quien lo sufre, y puede haber diferentes síntomas: escalofríos, visión borrosa, dolor de estómago, mareos y náuseas, piel pálida o urticaria, tensión y pulso bajo, visión borrosa, y en casos graves, puede llegar a producirse incluso una parada cardiorrespiratoria.

   En caso de sufrir alguno de estos síntomas, la doctora Aramburu aconseja seguir estos pasos de actuación:

   - Salir del agua o dejar el ejercicio físico que estábamos practicando.

   - Evitar la lipotimia secando y tumbando con las piernas en alto al afectado.

   - Intentar mantener el calor corporal del afectado. Para ello procederemos a vestirle o tapar su cuerpo con el material que tengamos a mano.

   - Dieta líquida y beber mucha agua, ya que es probable que la víctima vomite o sufra diarreas.

   - Reposo hasta la recuperación total.