Actualizado 21/07/2020 15:08:26 +00:00 CET

Desarrollan un nuevo modelo para comprender el papel de las gotitas en la propagación del virus

Simulación de estornudos para mejorar el deiseño de equipos de protección indiviudal (EPI)
Simulación de estornudos para mejorar el deiseño de equipos de protección indiviudal (EPI) - DASSAULT SYSTÈMES - Archivo

MADRID, 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos) han desarrollado un nuevo modelo para comprender mejor el papel que desempeñan las gotitas en la propagación de los virus respiratorios, como el que causa la enfermdad del COVID-19.

Su modelo es el primero que se basa en un enfoque fundamental adoptado para estudiar las reacciones químicas, llamado teoría de la tasa de colisión, que examina la interacción y las tasas de colisión de una nube de gotitas exhaladas por una persona infectada con personas sanas. Su trabajo conecta la interacción humana a escala de población con sus resultados de la física de microgotas sobre la distancia y la rapidez con que se propagan las gotitas, y su duración.

Las gotas respiratorias de una tos o un estornudo viajan más lejos y duran más tiempo en los climas húmedos y fríos que en los cálidos y secos, según un estudio sobre la física de las gotas realizado por un equipo internacional de ingenieros. Los investigadores incorporaron esta comprensión del impacto de los factores ambientales en la propagación de las gotitas en un nuevo modelo matemático que puede utilizarse para predecir la propagación temprana de los virus respiratorios, incluido el COVID-19, y el papel de las gotitas respiratorias en esa propagación.

"La forma básica fundamental de una reacción química es que dos moléculas colisionan. La frecuencia con la que colisionan nos dará la rapidez con la que progresa la reacción. Es exactamente lo mismo aquí; la frecuencia con la que las personas sanas entran en contacto con una nube de gotitas infectada puede ser una medida de la rapidez con la que se puede propagar la enfermedad", explica Abhishek Saha, uno de los autores de la investigación, que se ha publicado en la revista 'Physics of Fluids'.

Encontraron que, dependiendo de las condiciones climáticas, algunas gotas respiratorias viajan entre 8 y 13 pies de distancia de su fuente antes de evaporarse, sin tener en cuenta el viento. Esto significa que sin máscaras, seis pies de distancia social pueden no ser suficientes para evitar que las partículas exhaladas de una persona lleguen a otra.

"La física de las gotas depende significativamente del clima. Si estás en un clima frío y húmedo, las gotas de un estornudo o de la tos van a durar más tiempo y se extenderán más lejos que si estás en un clima caliente y seco, donde se evaporarán más rápido. Incorporamos estos parámetros en nuestro modelo de propagación de infecciones; no están incluidos en los modelos existentes hasta donde podemos decir", expone Saha.

Los investigadores esperan que su modelo más detallado para la tasa de propagación de la infección y la propagación por gotitas ayude a informar las políticas de salud pública a un nivel más local, y que pueda ser utilizado en el futuro para comprender mejor el papel de los factores ambientales en la propagación del virus.

Contador