Actualizado 28/12/2017 09:22 CET

La contaminación por plomo en la infancia no está asociada con un comportamiento criminal

Esposas, criminal
GETTY IMAGES / BILL OXFORD

   MADRID, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores no han encontrado una asociación consistente entre la exposición al plomo en la infancia y el comportamiento delictivo durante la edad adulta en Nueva Zelanda, donde el bajo nivel socioeconómico, que confunde la relación en entornos con disparidades socioeconómicas, es un factor menos importante.

El plomo tiene efectos bien documentados en el cerebro y no hay un nivel seguro de exposición. Algunas investigaciones sugieren que el plomo puede estar ligado con el comportamiento delictivo, pero esa vinculación puede explicarse por el bajo nivel socioeconómico, que se asocia tanto con la exposición al plomo como con el comportamiento delictivo.

   Este estudio eliminó el bajo nivel socioeconómico como un factor influyente porque se observaron niveles elevados de plomo en sangre entre los niños de todos los grupos socioeconómicos en Nueva Zelanda. Los autores, la profesora Amber L. Beckley, de la Universidad de Duke, en Durham, Carolina del Norte, Estados Unidos, y coautores estudiaron a 553 individuos de Nueva Zelanda nacidos entre 1972-1973 que fueron seguidos hasta los 38 años.

   Se midieron los niveles de plomo en la sangre a los 11 años (exposición); condenas criminales acumulativas, actuación criminal auto-informada, reincidencia y violencia hasta los 38 años de edad (resultados). Se trata de un estudio observacional en el que los investigadores no intervinieron para los fines del estudio y no pueden controlar las diferencias naturales que podrían explicar los hallazgos del análisis.

   Los investigadores concluyen que la exposición al plomo en la infancia estuvo débilmente asociada con la condena y el incumplimiento de legislación criminal auto-declarado hasta los 38 años de edad; además de que no hallaron relación de la exposición al plomo con la reincidencia o la violencia. Los autores señalan entre las limitaciones del estudio que se midieron los niveles de plomo en sangre en la infancia solo una vez, a los 11 años.

   No obstante, sentencian en un artículo publicado en 'JAMA Pediatrics' que no existe una asociación clara entre niveles más elevados de plomo en la sangre y un mayor riesgo de comportamiento delictivo (una relación dosis-respuesta) en entornos donde los niveles de plomo en la sangre son similares en el nivel socioeconómico bajo y alto.