Publicado 24/03/2022 07:08

La contaminación atmosférica se relaciona con un mayor riesgo de enfermedades autoinmunes

Archivo - Imagen de la boina de contaminación en Madrid, a 10 de febrero de 2022, en Madrid (España). Madrid es la única ciudad española que sigue incumpliendo los niveles permitidos por Europa para dióxido de nitrógeno, que causa  más de 2.000 muertes pr
Archivo - Imagen de la boina de contaminación en Madrid, a 10 de febrero de 2022, en Madrid (España). Madrid es la única ciudad española que sigue incumpliendo los niveles permitidos por Europa para dióxido de nitrógeno, que causa más de 2.000 muertes pr - Jesús Hellín - Europa Press - Archivo

MADRID, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

La exposición a largo plazo a la contaminación atmosférica está relacionada con un mayor riesgo de enfermedades autoinmunes, en particular la artritis reumatoide, las enfermedades del tejido conectivo y las enfermedades inflamatorias del intestino, según una investigación publicada en línea en la revista de acceso abierto 'RMD Open'.

La contaminación atmosférica procedente de los gases de escape de los vehículos y de la producción industrial puede desencadenar una inmunidad adaptativa, en la que el organismo reacciona ante una entidad específica causante de la enfermedad. Pero a veces esta respuesta adaptativa falla, provocando una inflamación sistémica, daños en los tejidos y, en última instancia, enfermedades autoinmunes.

Algunos ejemplos de enfermedades autoinmunes son la artritis reumatoide, el lupus eritematoso sistémico, las enfermedades inflamatorias del intestino, como la colitis ulcerosa, las enfermedades del tejido conectivo, como la artrosis y la esclerosis múltiple.

Tanto la incidencia como la prevalencia de estas enfermedades han aumentado de forma constante en la última década, y las razones no están del todo claras. Además, los investigadores afirman que sigue siendo objeto de debate si la contaminación atmosférica está relacionada con un mayor riesgo de enfermedades autoinmunes.

Para tratar de arrojar algo de luz sobre las cuestiones, los investigadores minaron la base de datos nacional italiana de riesgo de fractura (DeFRA) y recuperaron información médica completa sobre 81.363 hombres y mujeres enviada por más de 3500 médicos entre junio de 2016 y noviembre de 2020.

La mayoría eran mujeres (92%) con una edad media de 65 años, y 17866 (22%) tenían al menos una condición de salud coexistente. Cada participante estaba vinculado a la estación de control de la calidad del aire más cercana, gestionada por el Instituto Italiano de Protección e Investigación del Medio Ambiente, a través de su código postal.

Los investigadores estaban especialmente interesados en el impacto potencial de las partículas (PM10 y PM2,5). Los niveles de 30 microgramos/m3 en el caso de las PM10 y de 20 microgramos/m3 en el de las PM2,5 son los umbrales que generalmente se consideran perjudiciales para la salud humana.

Unas 9.723 personas (12%) fueron diagnosticadas con una enfermedad autoinmune entre 2016 y 2020.

La información sobre la calidad del aire se obtuvo de 617 estaciones de control en 110 provincias italianas. La exposición media a largo plazo entre 2013 y 2019 fue de 16 microgramos/m3 para las PM2,5 y de 25 microgramos/m3 para las PM10.

La exposición a las PM2,5 no se asoció con un mayor riesgo de diagnóstico de enfermedades autoinmunes. Sin embargo, las PM10 se asociaron a un aumento del 7% del riesgo por cada 10 microgramos/m3 de aumento en los niveles, después de tener en cuenta los factores potencialmente influyentes.

La exposición a largo plazo a las PM10 por encima de 30 microgramos/m3 y a las PM2,5 por encima de 20 microgramos/m3 se asoció, respectivamente, a un riesgo 12% y 13% mayor de padecer una enfermedad autoinmune.

Y la exposición a largo plazo a las PM10 se asoció específicamente con un mayor riesgo de artritis reumatoide, mientras que la exposición a largo plazo a las PM2,5 se asoció con un mayor riesgo de artritis reumatoide, enfermedades del tejido conectivo y enfermedades inflamatorias del intestino.

En general, la exposición a largo plazo a los contaminantes atmosféricos del tráfico y la industria se asoció con un riesgo aproximadamente un 40% mayor de artritis reumatoide, un 20% mayor de enfermedad inflamatoria intestinal y un 15% mayor de enfermedades del tejido conectivo.

Se trata de un estudio de observación y, como tal, no puede establecer la causa. Y los investigadores reconocen varias limitaciones que podrían haber afectado a sus conclusiones. Pero la contaminación atmosférica ya se ha relacionado con anomalías del sistema inmunitario, y el tabaquismo, que comparte algunas toxinas con las emisiones de los combustibles fósiles, es un factor que predispone a la artritis reumatoide, explican.