La contaminación acústica provoca al menos 10.000 casos de muertes prematuras anuales en Europa, según un informe

Publicado 24/04/2019 13:52:24CET
Oreja
FLICKR - Archivo

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

La contaminación acústica provoca al menos 10.000 caos de muertes prematuras anuales en Europa, según el informe Ruido y Salud de DKV Seguros.

En España, señala el informe, a pesar de que los ciudadanos consideran el ruido como un problema de contaminación ambiental, los efectos no auditivos del ruido como factor riesgo de diferentes patologías son todavía muy poco conocidos.

El ruido, asegura, se ha convertido en uno de los problemas ambientales más relevantes, con efectos negativos en la salud. Asimismo, las ondas sonoras provocadas por el tráfico se encuentran entre los cuatro factores medioambientales con mayor impacto en la salud.

A nivel de España uno de cada cuatro personas está expuesta a niveles de ruido superiores al umbral establecido por la Unión Europea (55 dB durante el día y 50 dB por la noche). De hecho, resaltan, un 46,5 por ciento de los españoles considera que su ciudad es muy o bastante ruidosa, aunque en ciudades como Madrid, la cifra asciende al 74 por ciento de la población.

Además, casi un tercio de la población en España declara sufrir molestias por ruidos generados en el exterior de su vivienda y un 76 por ciento asegura que la contaminación acústica afecta de forma significativa a su vida, siendo muy frecuente y moleta para el 30 por ciento de las personas.

En este sentido, a pesar de que los españoles consideran el ruido un problema de contaminación ambiental (91%), que provoca pérdida de capacidad auditiva (89,5%) o perturbación del sueño (84,5%), los efectos no auditivos del ruido son todavía muy poco conocidos entre la población, según el informe de DKV.

Así, aseguran, solo un 47,8 por ciento de los ciudadanos es consciente de que el ruido es un factor de riesgo de diferentes patologías, y solo el 35,3 por ciento conoce su influencia en el rendimiento cognitivo tanto en adultos como en niños.

Y es que, concluyen, el tráfico terrestre, la aviación y distintas formas de ocio poco respetuoso pueden provocar efectos auditivos, como pérdida de la audición, pero también numerosos efectos extrauditivos. La Comisión Europea establece que la exposición al ruido produce trastornos profundos del sueño, afecta al desarrollo cognitivo infantil o puede ser la causa de enfermedades psicosomáticas, entre otros.