El consumo excesivo de amoxicilina combinado con ácido clavulánico favorece las multiresistencias

Actualizado 19/07/2012 15:58:06 CET
Antibiograma E coli resistencia a AMC
INSTITUTO DE SALUD CARLOS III

MADRID, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un trabajo coordinado por el Laboratorio de Antibióticos del Centro Nacional de Microbiología del ISCIII en el seno de la Red Española de Investigación en Patología Infecciosa (REIPI) desvela que el consumo excesivo de la asociación de amoxicilina y ácido clavulánico (AMC), que es el antibiótico de amplio espectro más utilizado en España, favorece la resistencia a múltiples antibióticos.

El trabajo, publicado en 'Antimicrobial Agents and Chemotherapy', pretendía averiguar si su empleo, en episodios clínicos muy frecuentes en la población, como las infecciones respiratorias en invierno o las infecciones de orina, podía dar lugar a la aparición de una serie de bacterias resistentes a AMC que acababan desplazando a las sensibles, es decir a aquellas a las que el antibiótico es capaz de frenar.

Para ello, los investigadores, integrados en la Red Española de Investigación en Patología Infecciosa (REIPI), dirigidos y coordinados por el Laboratorio de Antibióticos del Centro Nacional de Microbiología del ISCIII, consideraron que 'E. coli' podría ser un buen "centinela" para vigilar la aparición y diseminación de las resistencias antimicrobianas.

Es estudio ha desvelado que la resistencia a AMC en España está ampliamente diseminada por toda la geografía, tanto en la comunidad como en el hospital; además, demuestra que la resistencia a AMC en España es con alta frecuencia un indicador de resistencia a múltiples antibióticos a la vez, que incluyen otras familias como quinolonas, aminoglicósidos y cotrimoxazol.

Según el investigador principal del estudio, Jesús Oteo señala que este trabajo "aporta nuevo conocimiento para la implementación de medidas del uso de antibióticos en España y abre el camino para estudiar posibles vacunas contra los clones resistentes así como a la investigación de nuevas moléculas activas contra las bacterias multiresistentes".

"La resistencia a los antibióticos en general y a AMC en particular está progresando muy rápidamente en los últimos años por lo que parecen necesarios este tipo de estudios multicéntricos y cooperativos realizados en el marco de redes de investigación cooperativa como REIPI", añade.

El estudio muestra también que existen múltiples posibilidades para que 'E. coli' adquiera la resistencia a AMC ya que se han encontrado numerosos mecanismos de resistencia posibles, la mayoría de ellos potencialmente transmisibles a otras bacterias clínicas.

"En los últimos 10 años existían muy pocos datos sobre la resistencia a AMC en 'E. coli', no solo en España sino en todo el mundo, a pesar de ser uno de los antibióticos más utilizado y la bacteria gram negativa más frecuente en clínica humana", explica Otero.

Los investigadores recogieron 257 cepas de 'E. coli' resistentes a AMC causantes de infecciones clínicas en pacientes individuales, tanto de infecciones adquiridas en la comunidad como de infecciones hospitalarias, procedentes de hospitales de Andalucía, Cantabria, Cataluña, Galicia, Madrid y Palma de Mallorca.

Además, se estudió la relación epidemiológica entre las cepas resistentes a AMC para determinar la posible diseminación entre la población de cepas clonales (idénticas) portadoras de la resistencia a AMC y se investigó la resistencia simultánea a otras familias de antibióticos, asociadas a la resistencia a AMC.