Publicado 30/05/2022 15:43

El consumo de cigarrillos aumentó en los profesionales sanitarios españoles durante el confinamiento

Archivo - Dejar de fumar.
Archivo - Dejar de fumar. - ISTOCK - Archivo

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El consumo de cigarrillos aumentó en los profesionales sanitarios españoles durante el confinamiento, según ha puesto de manifiesto un
estudio 'Cambios en el consumo de nicotina durante el confinamiento por Covid-19 en España' realizado desde el Grupo de Investigación en Salud y Ajuste Psico-Social, y dirigido por Víctor José Villanueva Blasco, docente de la Facultad de Ciencias de la Salud de VIU-Universidad Internacional de Valencia.

En el trabajo se destaca que, a pesar del aumento de la demanda de cigarrillos convencionales, esta no implica un aumento del consumo de nicotina en general, pues el consumo a través de dispositivos electrónicos se mantuvo estable.

La investigación realiza también una radiografía del consumo de tabaco en los profesionales sanitarios, un colectivo especialmente afectado durante los meses más duros de la pandemia, se observa un aumento en el consumo diario de cigarrillos en todas las profesionales, destacando los profesionales de la psicología. De hecho, entre los profesionales sanitarios que participaron en el estudio, 5 de cada 10 aumentó su consumo de cigarrillos durante el confinamiento por COVID-19.

El incremento del consumo de tabaco de los profesionales sanitarios se relaciona directamente, según investigaciones de otros autores, con la estrategia de afrontamiento, de distracción o evasión con el objetivo de reducir las emociones negativas o la vivencia de síntomas compatibles con el desarrollo de un trastorno de estrés post traumático.

Por otro lado, en un colectivo especialmente sensible como es el de las mujeres gestantes y lactantes, los resultados de la investigación realizada por el GI-SAPS reflejan que durante el confinamiento descendió el promedio diario de cigarrillos consumidos.

A pesar de ello, de las 187 mujeres participantes en el estudio, un 4,8 por ciento reportaron consumo de tabaco y un 1,6 por ciento de cannabis. Un porcentaje que sigue siendo preocupante dado que se trata de un problema de salud pública de primer orden.

De hecho, las investigaciones más recientes, realizadas por otros investigadores, apuntan a un aumento del consumo dual (tabaco y cannabis) en madres gestantes, se relaciona con un menor perímetro craneal del recién nacido, siendo 5,7 veces más probable en madres gestantes con consumo dual que en mujeres embarazadas no consumidoras.

En cuanto a los estudiantes universitarios, según el estudio del doctor Villanueva y su equipo, el consumo de tabaco en cualquiera de sus formatos, cigarrillo convencional, vaper y cigarrillo electrónico, no ha variado significativamente durante el confinamiento derivado de la pandemia de la Covid-19.