El consumo de cannabis de adolescentes aumenta el riesgo de depresión en adultos jóvenes

Publicado 14/02/2019 7:29:35CET
FLICKR/ STACIE DAPONTE - Archivo

MADRID, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

Aunque se ha prestado mucha atención al papel del consumo de cannabis en la psicosis, no se ha analizado tanto si el consumo de cannabis se asocia con mayor riesgo de trastornos de salud mental comunes, como la depresión y la ansiedad. Investigadores de la Universidad de McGill, en Canadá, y la Universidad de Oxford, en Reino Unido, realizaron una revisión sistemática y un metaanálisis de las mejores pruebas existentes y analizaron a 23.317 personas (de 11 estudios internacionales) para ver si el consumo de cannabis en personas jóvenes está vinculado con depresión, ansiedad y suicidio en la edad adulta temprana.

Los investigadores encontraron que el consumo de cannabis entre los adolescentes se asocia con un aumento significativo del riesgo de depresión y suicidio en la edad adulta (no de ansiedad). Aunque se encontró que el riesgo a nivel individual era modesto, el uso generalizado de la droga por parte de los jóvenes hace que la escala del riesgo sea mucho más grave.

Se encontró que el riesgo atribuible a la población es de alrededor del 7 por ciento, lo que se traduce en más de 400.000 casos de depresión de adolescentes potencialmente atribuibles a la exposición al cannabis en Estados Unidos, 25.000 en Canadá y alrededor de 60.000 en Reino Unido.

La doctora Gabriella Gobbi, profesora del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de McGill y científica del Instituto de Investigación del Centro de Salud de la Universidad de McGill, afirma: "Aunque el vínculo entre el cannabis y la regulación del estado de ánimo se ha estudiado en gran medida en los estudios preclínicos, todavía existía una brecha en los estudios clínicos con respecto a la evaluación sistemática del vínculo entre el consumo de cannabis en adolescentes y el riesgo de depresión y comportamiento suicida en la edad adulta temprana. El objetivo del estudio fue llenar este vacío, ayudando a los padres y profesionales de la salud mental a abordar mejor este problema".

HALLAZGOS RELEVANTES PARA LA PRÁCTICA CLÍNICA

La profesora Andrea Cipriani, profesora de Psiquiatría de NIHR en la Universidad de Oxford, afirma: "Observamos los efectos del cannabis porque su uso entre los jóvenes es muy común, pero los efectos a largo plazo aún no se conocen bien". "Seleccionamos cuidadosamente los mejores estudios realizados desde 1993 e incluimos solo los metodológicamente sólidos para descartar importantes factores de confusión, como la depresión pre-mórbida".

"Nuestros hallazgos sobre la depresión y el suicidio son muy relevantes para la práctica clínica y la salud pública. Aunque el tamaño de los efectos negativos del cannabis puede variar entre los adolescentes individuales y no es posible predecir el riesgo exacto para cada adolescente, el uso generalizado de cannabis entre las generaciones jóvenes lo convierte en un importante problema de salud pública. El consumo regular durante la adolescencia se vincula con menor rendimiento escolar, adicción, psicosis y declive neuropsicológico, mayor riesgo de accidentes automovilísticos, así como problemas respiratorios asociados con fumar", añade.

El ingrediente activo del cannabis, el THC, media en la mayoría de los efectos psicoactivos y relacionados con el estado de ánimo del cannabis y también tiene propiedades adictivas. Los estudios preclínicos en animales de laboratorio informan de una asociación entre la exposición puberal a los cannabinoides y los síntomas depresivos de aparición en adultos. Se cree que el cannabis puede alterar el neurodesarrollo fisiológico (corteza frontal y sistema límbico) de los cerebros adolescentes.

Aunque esta revisión de los estudios observacionales detectó los efectos del consumo de cannabis solo en adolescentes, no fue posible predecir el riesgo a nivel individual, ni tampoco discernir información sobre el riesgo del consumo de cannabis dependiente de la dosis.