El consumo de alcohol en Rusia cae un 43% desde 2003, según la OMS

Publicado 02/10/2019 17:19:44CET
Beber, abuso de alcohol
Beber, abuso de alcoholGETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / ZZZVUK - Archivo

MADRID, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

La aplicación de leyes estrictas por parte de las autoridades rusas ha rebajado el consumo de alcohol en un 43 por ciento entre 2003 y 2016, logrando que el número de muertes por esta causa haya descendido en cifras cercanas al 40 por ciento (39% en hombres y 36% en mujeres), según un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Rusia estaba considerado uno de los países de mayor consumo de alcohol en el mundo, con patrones de ingesta catalogados como "peligrosos" por la OMS y asociados con algunos de los niveles más altos de muertes relacionadas con la bebida.

En un informe publicado este miércoles, la OMS explica que el peor período en los últimos años en Rusia se produjo durante los años 1990 y 2000, donde la gravedad de la situación fue tal que la agencia de la ONU llegó a describirla como una "crisis de mortandad". En aquel momento, uno de cada dos hombres en edad laboral moría prematuramente debido al abuso de alcohol, de acuerdo con datos de la OMS.

Pero en 2003, el Gobierno ruso empezó a aplicar una serie de medidas estrictas que contribuyeron a reducir la ingesta de alcohol. Esas medidas se vieron reforzadas en 2011 tras la adopción del Plan de Acción Europeo de la OMS para reducir el consumo nocivo de sustancias alcohólicas en 2011. Entre las medidas adoptadas por el Gobierno ruso, se encuentran el aumento de los impuestos especiales sobre el alcohol y la introducción de un sistema de seguimiento en tiempo real de la producción y venta de bebidas alcohólicas.

Dieciséis años después de las primeras medidas, ahora la OMS considera a Rusia "un ejemplo para otros países". "La dramática disminución en el consumo de alcohol en casa, de contrabando o producido ilegalmente en Rusia es atribuible a la adopción por parte del Gobierno de políticas de control del alcohol. Medidas como la introducción de sistemas de control, el aumento de los precios y la limitada disponibilidad de alcohol contribuyen a salvar vidas y a reducir los costes del sistema sanitario. Confío en que otros países de Europa adopten políticas similares para proteger la salud", ha comentado al respecto la directora de Programas de Alcohol y Drogas Ilícitas de OMS/Europa, Carina Ferreira-Borges.

Contador