Consumidores de cannabis tienen falsos recuerdos

Actualizado 21/04/2015 18:39:12 CET
Porro, canuto
Foto: WIROS/FLICKR

BARCELONA, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Un estudio del grupo de investigación en Neuropsicofarmacología Humana del Instituto de Investigación Biomédica del Hospital de Sant Pau y del de Cognición y Plasticidad Cerebral del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell-UB) ha demostrado que los consumidores de cannabis tienen una mayor propensión a experimentar falsos recuerdos.

   El hallazgo, publicado en la revista 'Molecular Psychiatry', constata que el uso crónico de cannabis provoca distorsiones en la memoria, lo que facilita la aparición de recuerdos ilusorios y falsos, ha informado el Hospital Sant Pau en un comunicado este martes.

CONSECUENCIAS DEL CANNABIS

   Este descubrimiento se suma a dos evidencias ya conocidas sobre los efectos del cannabis: provoca problemas de memoria y dificultades para retener nueva información y recuperar recuerdos almacenados en la memoria.

   La memoria es un "proceso maleable que se va construyendo de forma progresiva y es susceptible a las distorsiones o los falsos recuerdos", han destacado los investigadores, que han concretado que estos errores de la memoria se observan con mayor frecuencia en diversos trastornos
neurológicos y psiquiátricos, pero también en la población sana, sobre todo a medida que aumenta la edad.

   "Mantener un control adecuado sobre la veracidad de nuestros recuerdos es una tarea cognitiva compleja" que permite tener un sentido apropiado de la realidad y guiar el comportamiento teniendo como base nuestras experiencias pasadas, han precisado.

DOS GRUPOS DE ESTUDIO SOBRE EL CANNABIS

   En el estudio, los investigadores se centraron en un grupo de
consumidores crónicos de cannabis y un grupo de control sano, a quienes les hicieron aprender una serie de palabras.

   Pasado unos minutos, volvieron a presentar las palabras originales junto con palabras nuevas no relacionadas y palabras nuevas relacionadas semánticamente: a todos los participantes se les pidió que indicaran qué palabras pertenecían a la lista original.

   Los consumidores de cannabis creyeron haber visto con anterioridad las palabras relacionadas semánticamente con mayor frecuencia que el grupo de control.

   Mediante la imagen por resonancia magnética, los investigadores también descubrieron que los consumidores de cannabis muestran menor activación en áreas del cerebro asociadas al procedimiento de los recuerdos y el control general de los recursos cognitivos.

   Además, encontraron estos déficits de memoria a pesar de que los participantes habían abandonado el consumo del cannabis un mes antes de la realización de la prueba.

AFECTACIÓN PROLONGADA EN EL TIEMPO

   Los resultados muestran una mayor predisposición a sufrir distorsiones de memoria, incluso semanas después de dejar el consumo, lo que sugiere que la sustancia produce una afectación prolongada en el tiempo de los mecanismos cerebrales que permiten distinguir entre sucesos reales e ilusorios.

   Estos errores de memoria pueden tener "implicaciones en el ámbito judicial, por las repercusiones que pueden tener las declaraciones de los testigos y de las víctimas", han advertido.

   Asimismo, desde el punto de vista clínico, los resultados apuntan a que el uso crónico de cannabis podría acentuar los problemas de memoria asociados al envejecimiento.