Actualizado 16/07/2022 13:56

Consejos para después de las relaciones sexuales: ¿hay que lavarse? ¿Es bueno orinar tras la relación?

Archivo - Sexo, pareja, amor
Archivo - Sexo, pareja, amor - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / PHOTOGRAPHER: ARTEM FUR

   MADRID, 16 Jul. (EDIZIONES) -

   Cuando hablamos de relaciones sexuales es importante ampliar la mirada y no simplificarlas a las relaciones coito-centradas de las que se ha hablado siempre. Y seguir unos consejos de salud en este sentido puede ser interesante, especialmente en verano, donde suelen ser más frecuentes.

   Entrevistamos a la doctora Nerea Luqui, especialista en Ginecología y Obstetricia y en patología del tracto genital inferior y colposcopia y de infecciones de transmisión sexual, del Hospital Sant Pau (Barcelona), quien advierte de que "la relación sexual es un término muy amplio y no hay que simplificarlo a la penetración".

   Una de las principales dudas que existen en la población en torno a las relaciones sexuales es si se deben lavar los genitales tras las mismas. En este sentido, la experta señala que sí es importante tanto el lavado de genitales, como el lavado de manos y de las zonas que hayan podido estar en contacto con los genitales de la otra persona; sobre todo cuando se tienen relaciones con una pareja esporádica, con una pareja abierta, o con varias personas a la vez.

   "El lavado sirve para eliminar patógenos de infecciones de transmisión sexual. En el caso de una pareja cerrada dependerá de las prácticas que se lleven o de la particularidad de cada pareja", agrega.

NO A LAS DUCHAS VAGINALES

   Eso sí, la doctora Luqui advierte de que se deberían lavar genitales y manos, pero nunca en exceso: "Con el lavado en exceso se elimina la barrera protectora de la vulva y de la vagina y puede ser contraproducente. Como máximo se deben lavar los genitales, una vez al día, y sin necesidad de emplear jabón, y si se usa que este sea específico para la zona, que no sea cualquier jabón".

   Nunca realizar duchas vaginales, es otro de los puntos importantes a seguir a juicio de esta especialista. Dice que hay ciertos países, o hubo una época, en la que esta práctica se recomendaba, si bien actualmente están totalmente contraindicadas porque ese microbioma lo alteramos mucho con las duchas vaginales, lo que hace que podamos ser más propensos a tener ciertas infecciones y molestias.

   En este sentido, desde la Asociación Española de Ginecología y Obstetricia (AEGO) mantiene que además de las duchas vaginales, la propaganda ofrece: cremas, esprays, que dicen son para la higiene íntima, pero muchos contienen detergentes y jabones duros que, en forma de champú, de polvos, de perfume, de espray, o de lociones, debilitan la piel y la hacen más vulnerable. "Mantén un lavado externo solo con agua templada después de la relación sexual", añade esta sociedad científica.

   Por otro lado, la doctora Luqui mantiene que en caso de emplearse durante una relación sexual juguetes sexuales, estos deben ser lavados, o se debe usar preservativo para compartirlos. "En el caso de las manos también es interesante previamente a las relaciones el tenerlas limpias, por mera cuestión de higiene", añade.

   "Lavarte las manos con jabón es la mejor manera de eliminar bacterias que puedas adquirir durante el sexo, tocando los genitales de tu pareja. Con ello, evitarás que se extiendan las infecciones. Debe ser parte de tu rutina el lavarte las manos con agua y jabón al finalizar el acto sexual", aclara la AEGO en este punto.

¿ORINAR TRAS LAS RELACIONES?

   Asimismo, otra duda frecuente es si las mujeres deben miccionar tras las relaciones sexuales, en este sentido, la especialista del Hospital Sant Pau explica que, si ha habido penetración vaginal, bien con pene o con objetos, sí es importante orinar puesto que la uretra de las mujeres es muy corta y por un mero hecho mecánico pueden ascender bacterias por la misma, y llegar hasta la vejiga, produciendo una infección de orina.

   "Con la micción, la propia orina arrastra esas bacterias al exterior y entonces se disminuyen mucho las posibilidades de infección del tracto urinario", sostiene la experta en Ginecología y Obstetricia. Desde la Asociación Española de Ginecología y Obstetricia (AEGO) añaden en este punto que, si no se orina enseguida, sí se debe beber agua, cuanto más se beba más ganas se tendrán de orinar, con lo que se expulsarán las bacterias que quieran entrar antes de causar la infección.

OTROS MENSAJES A TENER EN CUENTA

   Asimismo, la doctora Luqui considera que cuando se habla de relaciones sexuales es conveniente lanzar siempre el mensaje de que estas deben ser consentidas, de que la persona no se siente presionada, y que la otra persona también quiere, "un mensaje muy importante sobre todo de cara a los jóvenes".

   "Las relaciones son más que la penetración vaginal y se pueden disfrutar de relaciones sexuales plenas sin necesidad de que haya coito o sin necesidad de que el coito sea el elemento principal", remarca.

   Aquí advierte de que las relaciones sin coito pueden ser más seguras a nivel de infecciones de transmisión sexual, y también sin riesgo de embarazo. "El preservativo femenino y masculino, así como los films o otros métodos de barrera, y el lavado de manos y de objetos pueden ayudar a prevenir infecciones de transmisión sexual. El placer no debería traspasar ese autocuidado que a veces dejamos de lado y es muy importante tenerlo en cuenta", añade.

   En última instancia, la AEGO recomienda asegurase de que la pareja no presenta ningún síntoma tipo picor, ardor, escozor, flujo, suporación o derrame en la vagina o en el pene. "Hazte análisis de sangre para ETS y análisis en vagina para VPH y otras bacterias regularmente. Por otro lado, hay que tener en cuenta que las infecciones de orina y las ETS son más frecuentes si estás embarazada porque tu sistema inmunitario está debilitado", sentencia la entidad científica.

Contador