Consejos para atarse correctamente el calzado, un buen aliado para evitar lesiones

Publicado 16/05/2019 8:18:42CET
ISTOCK/?????? ??????? - Archivo

   MADRID, 16 May. (EDIZIONES) -

   ¿Pensabas que sólo existe una manera concreta de atarse el calzado? Pues estás equivocado. Hay más de una y es vital atarse bien los cordones a la hora de evitar lesiones y daños en el pie, aparte de contar con un buen calzado, ya que representa el principal soporte sobre el que se sustenta nuestro cuerpo a la hora de caminar, de hacer deporte, o cualquier actividad.

   "Una de las propiedades del calzado es la sujeción que estos confieren a nuestros pies. Ajustarse bien los cordones es fundamental para garantizar esa sujeción. No se trata de conferir una fuerza excesiva en nuestros cordones pero sí de que garanticen que el pie no se tambalee dentro del zapato", afirma a Infosalus Juan Carlos Montero, vocal de comunicación, publicidad y redes del Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos de España (CGCOP).

   Mientras, desde la Sociedad Americana de Ortopedia de Pie y Tobillo (AOFAS, por sus siglas en inglés) subrayan que ciertas técnicas de atado de cordones pueden prevenir lesiones, aliviar el dolor, así como determinados problemas en los pies.

   Precisamente, un estudio de 2010 de la Universidad de Duisburgo en Alemania, publicado en el 'Manual de Investigación de Medicina Deportiva', demostraba cómo los cordones tienen un gran impacto en la comodidad y en la reducción de las molestias de las personas a la hora de correr, y señalaba que un tipo determinado de encordonado puede reducir considerablemente el riesgo de lesiones.

4 PAUTAS PARA ATARSE CORRECTAMENTE EL CALZADO

   En este sentido, el miembro de CGCOP enumera una serie de pautas a la hora de atarnos los zapatos:

   1.- Siempre es aconsejable desabrochar bien los zapatos antes de ponerlos. Especialmente es importante aflojar bien en este momento el zapato en personas que, por la circunstancia que sea, presenten unos pies más inflamados.

   2.- Ajustar la lengüeta de manera adecuada para garantizar la comodidad, y evitar sobrepresiones en la zona de la piel donde se fijará el cordón.

   3.- Una vez hayamos cumplido con estas dos premisas, lo que debemos hacer es ajustar bien el cordaje antes de proceder a atarlo. "El nudo debe trasmitir cierta tensión sin exceso para que la fuerza de tensión se mantenga", precisa el podólogo.

   4.- Por último, Montero señala que, en ciertos cordones, es recomendable un doble nudo para que no ceda esta tensión.

   AOFAS aconseja por su parte que, si la persona padece de problemas específicos del pie, siga esta técnica de atado de cordones:

   1.- Desajuste los cordones mientras desliza su pie dentro del zapato. Esto evita cualquier presión innecesaria sobre los ojales (los pequeños orificios para los cordones), y la parte posterior de los zapatos.

   2.- Siempre comience a enhebrar los cordones desde los ojales más cercanos a los dedos del pie, y jale los cordones ajustando el mismo par de ojales cada vez. Esto brinda un calce cómodo del zapato.

   3.- Cuando compre zapatos recuerde que mientras más ojales tenga el calzado, más fácil será ajustar los cordones para un calce cómodo.

   4.- El método convencional de atado de cordones, entrecruzado hasta el extremo superior del calzado, es el que mejor funciona para la mayoría de las personas.

   Asimismo, la Sociedad Americana de Ortopedia de Pie y Tobillo indica que en el caso de pie estrecho es recomendable utilizar los ojales más alejados de la lengüeta de los zapatos, ya que hará que se suban los laterales del zapato.

   Con el pie ancho, ve aconsejable utilizar los ojales más cercanos a la lengüeta de los zapatos, una técnica le brinda más espacio al pie. Cuando existen problemas con el talón, sugiere usar todos los ojales, asegurándose de que el área más cercana al talón esté bien ajustada y se provoque una menor tensión cerca de los dedos del pie. "Cuando haya llegado al penúltimo ojal de cada lado enhebre el cordón a través del ojal superior, haciendo un pequeño lazo. Luego, enhebre el cordón opuesto a través de cada uno de los lazos antes de probárselo", sostiene.

   Finalmente, para los casos de talón estrecho y antepié anchoalón estrecho y antepié ancho emplaza al uso de dos cordones, de forma que se enhebre un cordón a través de la mitad superior de los ojales, y el otro cordón a través de la mitad inferior de los ojales. "El cordón más cerca del talón (ojales superiores) debería estar más ajustado que el cordón más cerca de los dedos del pie (ojales inferiores)", concluye AOFAS.