Las consecuencias de un mal cuidado de las lentes de contacto

Archivo - Oftalmología
Archivo - Oftalmología - HOSPITAL UNIVERSITARIO DE TORREJÓN - Archivo
Publicado: miércoles, 27 marzo 2024 14:34

    MADRID, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario de Torrejón ha advertido que un mal uso y cuidado de las lentes de contacto puede conllevar consecuencias graves para la salud ocular y, en este sentido, han destacado un aumento de la incidencia de las queratitis microbianas asociadas al uso de lentes de contacto, principalmente durante los meses de verano.

   En concreto, la queratitis microbiana es causada comúnmente por bacterias, hongos y otros microorganismos que pueden provocar enrojecimiento, visión borrosa, dolor ocular, sensación de cuerpo extraño en el ojo, sensibilidad a la luz y, en los casos más graves, úlceras corneales y cicatrices permanentes en la córnea.

    Estas bacterias pueden acumularse en las lentes de contacto o en el estuche en el que se guardan, por lo que un mal cuidado, un mal uso o un mantenimiento inadecuado de las lentillas pueden aumentar significativamente el riesgo de desarrollar esta infección ocular, han recordado desde el centro hospitalario.

   El Servicio de Oftalmología del centro torrejonero ha formado parte del estudio multicéntrico 'Reginfecor' con el objetivo principal de tener una visión sociodemográfica de la queratitis microbiana asociada al uso de lentillas en España. En él, se abordó la falta de conocimiento sobre la prevalencia y la relevancia de la patología, además de destacar como factores de riesgo la reutilización de soluciones desinfectantes, el alargamiento de la vida útil de las lentes de contacto y las prácticas habituales de sueño, natación y ducha llevando puestas las lentillas.

   "Para cuidar la salud ocular es muy importante lavarse las manos con agua y jabón antes de manipular las lentes de contacto, limpiar y desinfectar tanto las lentillas como su estuche, no dormir con ellas, evitar el contacto de las lentes con agua y reemplazar regularmente tanto las lentillas como el estuche, al menos una vez al mes", ha recomendado la jefa del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario de Torrejón, Paz Rodríguez Ausín.

   De esta manera, el incumplimiento de las medidas de higiene recomendadas y el uso prolongado de lentes sucias o dañadas aumentan significativamente el riesgo de contraer una queratitis microbiana. Ante la presencia de cualquiera de estos síntomas, se recuerdan que es de vital importancia buscar atención médica de inmediato para tratarlo precozmente y prevenir complicaciones graves.

    "Los principales tratamientos de la queratitis van desde medicación tópica, como antibióticos, antifúngicos o antivirales, medicación oral en caso de queratitis severa o resistente al tratamiento tópico y, en casos muy graves, se realizan tratamientos quirúrgicos para eliminar el tejido infectado y favorecer la cicatrización", ha zanjado la doctora.

Contador