Conoce los hemangiomas infantiles, el tumor benigno infantil más recurrente

Conoce los hemangiomas infantiles, el tumor benigno infantil más recurrente
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / PETAR DJORDJEVIC
Publicado 05/06/2019 8:12:38CET

   MADRID, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El hemangioma infantil (HI) es el tumor benigno más frecuente de la infancia. Son tumores benignos, de color rojo intenso y consistencia firme y gomosa. Según la profundidad de los vasos pueden ser superficiales, profundos y mixtos. Según la forma y distribución pueden ser focales (redondeados), segmentarios (con bordes geográficos), indeterminados y multifocales (HI focales múltiples).

   En una entrevista con Infosalus, el doctor Luis Sancho Pérez, pediatra de Ruber Internacional Paseo de la Habana (Madrid) subraya que los hemangiomas infantiles son más frecuentes en niñas, mientras que en los congénitos no existe un predominio por sexo. "Aunque pueden presentarse en cualquier localización, son más frecuentes en cabeza y cuello (60%), tronco (25%) y extremidades (15%)", precisa.

   "Crecen por una rápida proliferación celular a partir de las células endoteliales (aquellas que cubren el interior de los vasos sanguíneos). Muestran de manera característica una fase proliferativa inicial, seguida de una fase involutiva, en la que la proliferación endotelial disminuye, y aparece tejido fibroso separando los espacios vasculares", indica en este sentido la Asociación Española de Pediatría (AEP).

   El doctor Sancho, por su parte, precisa que la mayor parte de los HI aparecen entre la tercera y cuarta semana de vida, con un crecimiento rápido los primeros 3-4 meses de vida, y posteriormente más lento hasta alcanzar su tamaño máximo a los 9-12 meses de vida (o incluso antes si son pequeños), con una involución espontánea posterior.

   Aunque pueden estar presentes en el momento del nacimiento (en un 30% de los casos), lo más frecuente es que aparezcan a lo largo de las primeras semanas o meses de vida, según precisa la Asociación Española de Pediatría. Habitualmente, dice que se trata de lesiones únicas, aunque en un 15%-20% de los casos son múltiples.

   "Los hemangiomas infantiles suelen comenzar como una mácula rosada que aumenta progresivamente de tamaño, convirtiéndose en una pápula roja, cupuliforme, de superficie lisa o mamelonada. La localización más frecuente es la cabeza y el cuello, seguida por extremidades y tronco. Más raramente puede afectar superficies mucosas", añade la AEP.

   En el momento del diagnóstico de un HI no se va a poder predecir en cuánto tiempo va a involucionar, si lo va a hacer completamente, o si van a quedar lesiones como atrofia cutánea, telangiectasias (como arañas vasculares), o pigmentación amarillenta residual", lamenta el especialista de Ruber Internacional Paseo de la Habana. Sobre si son peligrosos, este especialista los clasifica según su riesgo de complicaciones:

   - 'Bajo' en los HI de menos de 5 centímetros de diámetro en tronco, brazos y piernas.

   - 'Medio' (ulceración, alteración funcional o secuelas residuales) en HI segmentarios de más de 5 centímetros en tronco y extremidades); HI en pliegues (cuello, axilas, zona perineal); HI en el lateral de la cara, cuero cabelludo, manos y pies.

   - 'Muy elevado' (posible asociación a alteraciones en otros órganos internos) en HI de más de 5 centímetros en cara, lumbosacros y zona perineal; HI prominentes en cara y centrofaciales, HI alrededor de los ojos, nariz y boca; HI (sobre todo segmentarios) en la zona de la barba; y en cualquier lactante con más de 5 HI.

   En este contexto, el pediatra indica sobre su tratamiento que en los HI pequeños con escaso riesgo de complicaciones se debe evitar el tratamiento que puede dejar secuelas estéticas innecesarias, ya que muchos involucionan espontáneamente, limitándonos a vigilancia estrecha de su evolución, con control fotográfico y diálogo con los padres.

   "En los casos en los que puede peligrar la vida del paciente, o provocar afectación funcional o estética permanentes, se deben tratar siempre por un equipo multidisciplinar en centros especializados. Se suelen utilizar, según los casos, 'propranolol' por vía oral, 'maleato de timolol' al 0,05% en colirio o gel, así como proceder a un tratamiento con láser o cirugía", agrega el doctor Sancho.

   La mayor parte de los HI aparecen esporádicamente, pero se han descrito casos familiares con un patrón de herencia autosómica dominante. "No está claro por qué aparecen, aunque existen diversas teorías", subraya el especialista en Pediatría.

   Finalmente, el doctor Sancho pide no confundir los HI con las malformaciones vasculares, que suelen ser congénitas (se nace con ellas), sin predominio por sexo, color apagado, consistencia blanda, crecimiento lento proporcional al del niño, y que en principio no involucionan.

   "Entre estas lesiones se encuentran la mancha salmón (típica en el entrecejo, párpados, nariz, labio superior y en la nuca) y el angioma plano (mancha en vino de oporto) frecuente en cabeza y cuello, pero que puede aparecer en cualquier localización", sentencia el experto.

Contador