Actualizado 15/09/2010 20:53 CET

El Congreso excluye a fumadores y representantes del ocio nocturno del debate para la reforma de la ley antitabaco

Los grupos parlamentarios amplían dos semanas más el plazo para presentar enmiendas al texto

MADRID, 15 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Congreso de los Diputados ha decidido excluir al Club Fumadores por la Tolerancia y a los representantes del ocio nocturno de las comparecencias de expertos que tendrán lugar la próxima semana, en el seno de la Comisión de Sanidad y Consumo de dicha cámara, con motivo de la tramitación de la reforma de la ley antitabaco.

En la reunión que han mantenido este miércoles los portavoces de los grupos parlamentarios, se ha acordado la comparecencia de otros sectores afectados, como la Federación Española de Restauración y Hostelería (FEHR) y la Confederación Española del Juego, así como de representantes de los sindicatos UGT y Comisiones Obreras (CC.OO), Economistas para la Salud y el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT).

El objetivo, según ha explicado la diputada socialista Guadalupe Martín, en declaraciones a Europa Press, era "escuchar a todos los sectores afectados pero hacerlo en un sólo día", de ahí que hayan tenido que reducir las comparecencias y dejar fuera de las mismas a otros colectivos que también habían pedido participar en el debate.

De este modo, y además del colectivo de fumadores --al que no le ha valido presentar en el Congreso medio millón de firmas en contra de la prohibición total de fumar en espacios públicos-- y de las empresas de ocio nocturno (salas de fiesta y discotecas), tampoco comparecerán ante los diputados los estanqueros, la industria de bebidas o los organismos reguladores del tabaco.

La jornada de comparecencias tendrá lugar el próximo jueves, 23 de septiembre, según lo ha confirmado el portavoz 'popular' en la Comisión de Sanidad, Mario Mingo, quien reconoce que, aunque ellos "habían pedido más" comparecientes, al final han acordado con el resto de grupos reducirlo a seis.

Igualmente, los grupos parlamentarios han acordado también ampliar dos semanas más el plazo para presentar enmiendas a la reforma legislativa, que finalizaba este viernes 17 de septiembre, ya que "hasta que no se cubriesen las comparecencias no se podían cerrar las propuestas de cada grupo".

En la reunión de portavoces los grupos han insistido en que se debe mantener la entrada en vigor de la ley, prevista para enero de 2011, comprometiéndose en no demorar la negociación de las enmiendas para que el texto pueda ser aprobado y remitido al Senado lo antes posible.

LOS FUMADORES SE SIENTEN "AMORDAZADOS"

Tras conocer la noticia, el portavoz del Club Fumadores por la Tolerancia, Javier Blanco, ha asegurado a Europa Press que se sienten "amordazados" y critica que "se está aprobando la ley sin debate y por la vía rápida, como si fuera el problema más acuciante que hay en este país".

Por otro lado, las organizaciones empresariales madrileñas ASFYDIS y ECO, las catalanas FECALON y FADISCAT, la Asociación de discotecas de Valencia y diferentes asociaciones del resto del estado español, afirman que la asignación de las comparecencias pone de manifiesto el "profundo desequilibrio" entre las entidades que van a analizar la problemática de la ley del tabaco desde aspectos sanitarios frente a las organizaciones empresariales y colectivos "directamente afectados" y que, a su juicio, "van a sufrir el impacto económico negativo de la prohibición radical".

En este sentido, aunque consideran importantes la comparecencia de FEHR o del juego, creen que "es muy significativo el que se deje de lado al sector del ocio nocturno, lo que pone de manifiesto la incapacidad del Ministerio de Sanidad de abordar un debate riguroso y profundo del debate del tabaquismo".

Por este motivo, reclaman su comparecencia ante la Comisión de Sanidad para que puedan oírse las propuestas del sector recreativo en relación a la tramitación de la proposición de ley y así mismo trasladar una batería de medidas propuestas por este colectivo para luchar contra el tabaquismo.