Publicado 16/07/2020 8:02:35 +02:00CET

Se confirman los efectos negativos para la salud de no conciliar

CONCILIACIÓN, MADRE TRABAJADORA
CONCILIACIÓN, MADRE TRABAJADORA - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / ZIVICA KERKEZ - Archivo

   MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Una nueva investigación en adultos que trabajan en Europa apunta que un pobre equilibrio entre la vida laboral y personal puede tener efectos negativos para la salud, según publican en la revista de acceso abierto 'BMC Public Health'.

   Dentro de las horas limitadas disponibles en un día, los adultos que trabajan pueden enfrentarse a múltiples desafíos, incluidos plazos, obligaciones financieras y responsabilidades familiares apremiantes. Estas situaciones pueden crear conflictos entre la vida laboral y la vida y afectar negativamente la participación de un individuo en su vida laboral, familiar y social. La incapacidad percibida para equilibrar las demandas laborales y de vida puede tener un efecto adverso en la salud.

   Para examinar las asociaciones entre el equilibrio trabajo-vida y la salud autoinformada entre los hombres y mujeres que trabajan en Europa, un equipo de investigadores de la Universität Bielefeld y el Instituto Leibniz para la Investigación de Prevención y Epidemiología-BIPS, en Alemania, analizó los datos de la 6ª Encuesta Europea de Condiciones de Trabajo, realizada en 2015.

   Se pidió a los participantes de la encuesta que informaran sobre su estado general de salud, como encajaban sus horas de trabajo con los compromisos familiares o sociales fuera del trabajo y una descripción general de su empleo. Se incluyeron las respuestas de 32.275 adultos que trabajan en 30 países.

   Los autores descubrieron que los trabajadores que reportaron un pobre equilibrio entre la vida laboral y personal tenían el doble de probabilidades de reportar también una mala salud. Esta asociación fue ligeramente más alta entre las mujeres que entre los hombres, aunque en general los hombres tenían más probabilidades de informar un pobre equilibrio entre el trabajo y la vida.

   Era más probable que los hombres informaran más horas semanales de trabajo que las mujeres, pero los hombres tenían más probabilidades de determinar sus horas de trabajo ellos mismos, mientras que las mujeres tenían sus acuerdos de trabajo establecidos por su empresa.

   El autor principal del estudio, Aziz Mensah, investigador de doctorado en la Universidad de Bielefeld, Alemania, apunta que "las expectativas tradicionales y sociales de comportamiento para hombres y mujeres, donde las mujeres son responsables del cuidado y las actividades domésticas y los hombres responsables del trabajo remunerado, pueden explicar el desequilibrio de género en la vida laboral y los resultados adversos de salud que observamos".

   Los autores también compararon los conflictos laborales y la mala salud en todas las regiones de Europa. Los hombres y mujeres trabajadores de los países nórdicos, incluidos Suecia, Dinamarca, Finlandia y Noruega, fueron los más propensos a informar de un buen equilibrio entre el trabajo y la vida (85,6% para hombres y 86,9% en mujeres), mientras que los hombres y mujeres trabajadores del sur de Europa, incluyendo Grecia, España, Italia, Portugal, Chipre y Malta, fueron los que menos informaron de un buen equilibrio entre la vida laboral y personal (80,99% para hombres y 76,48% para mujeres).

   El doctor Nicholas Kofi Adjei, coautor del estudio del Instituto Leibniz de Investigación Preventiva y Epidemiología - BIPS, explica que "las largas jornadas laborales, el aumento de la participación psicológica en el trabajo, los tiempos de trabajo inflexibles y la sobrecarga de roles pueden contribuir al conflicto entre la vida laboral y la vida privada de los empleados".

   "Las variaciones en las políticas socioeconómicas comunes a múltiples países, como el permiso parental, el apoyo al cuidado de los niños y las personas de edad, y las políticas generales de bienestar e igualdad, también pueden tener un efecto en el equilibrio de la vida laboral y familiar", añade.

   Los resultados demuestran la necesidad de que las organizaciones y los encargados de formular políticas proporcionen condiciones de trabajo y políticas sociales que permitan a los adultos lidiar con las demandas competitivas del trabajo y las actividades familiares sin un efecto negativo en la salud, según los autores.

   Como se evaluó el equilibrio entre el trabajo y la vida personal utilizando una sola pregunta que pregunta a los participantes si las horas de trabajo se ajustan a los compromisos familiares o sociales, los autores advierten que esto puede no abarcar todos los factores contribuyentes, pero que sirve como un indicador importante.

Contador