Actualizado 05/04/2021 13:21 CET

El estrabismo: cuando los dos ojos no miran en la misma dirección

Archivo - Estrabismo
Archivo - Estrabismo - RAPIDEYE/ISTOCK - Archivo

   MADRID, 5 Abr. (EDIZIONES) -

   El estrabismo es una patología del sistema visual que consiste en una desviación ocular. No es frecuente, y se estima que lo padece entre un 2-6% de la población, según afirma en una entrevista con Infosalus la oftalmóloga de Oftalvist, Paz Orts.

   "El estrabismo es una pérdida del paralelismo de los dos ojos. Se produce cuando no miran el mismo objeto a la vez, están cruzados, o apuntan en direcciones distintas", apostilla la experta.

   En concreto, la Sociedad Española de Estrabología y Oftalmología Pediátrica precisa que la desviación puede ser en cualquier dirección: hacia adentro o 'endotropía', hacia fuera o 'exotropía', hacia arriba o 'hipertropía', o hacia abajo o 'hipotropía' o una combinación de ellas.

   Sobre sus causas, la doctora Orts menciona que éstas pueden ser diversas:

   .- Por una parte, en los niños, las causas difieren a las de los adultos. La gran mayoría son desconocidas. El problema surge porque no funcionan bien los músculos que mueven los ojos, bien porque hay una enfermedad del nervio que va desde el cerebro al músculo del ojo, o bien el propio músculo, o incluso el cerebro, que al fin y al cabo es quien da la orden. En otras ocasiones se produce porque el niño necesita gafas y no las lleva, como podría ser el caso de las hipermetropías altas.

   .- En los adultos sus causas también son diversas y pueden tener lugar bien porque el estrabismo se encontraba latente desde la infancia y en la edad adulta se ha descompensado, llega un momento en el que no se puede controlar, o bien por diversas enfermedades como ictus, hasta enfermedades neurológicas, endocrinas, del sistema nervioso central, o por traumatismos, entre otros.

   Además, y entre los factores oftalmológicos que pueden favorecer el estrabismo, la Sociedad Española de Estrabología menciona que el primero que se debe estudiar es la asociación con defectos refractivos (necesidad de corrección óptica) o también la mala visión de un ojo.

   En última instancia, indica que el control del alineamiento ocular se produce en el cerebro, por lo tanto cualquier estado de sobrecarga para el sistema nervioso central podrá descompensar un estrabismo, como por ejemplo un cuadro febril grave, una enfermedad o inclusos un estrés psíquico importante para el niño (por ejemplo un cambio de colegio, separación de padres, entre otros).

¿ES UNA DESVIACIÓN CONSTANTE?

   Sobre si esta desviación en el ojo es constante, la especialista de Oftalvist en Alicante menciona que puede ser intermitente, y solo producirse en determinadas situaciones con pacientes cansados, o en determinadas posiciones de la mirada, por ejemplo cuando uno mira hacia arriba o hacia el lado derecho; aunque señala que normalmente son desviaciones constantes.

   En este sentido, la Sociedad Española de Estrabología indica que la desviación no siempre es constante, si no que a menudo se presenta de forma intermitente, siendo más frecuente y evidente en estados de cansancio o de debilidad, como dentro de un proceso febril, de sueño, o al final del día por ejemplo.

   "Es por este motivo que algunas veces puede ser difícil realizar su diagnóstico con una visita al pediatra, ya que dado su carácter intermitente puede no ser detectado. Por este motivo es muy importante que el niño sea valorado por un especialista en oftalmología pediátrica o por un estrabólogo. Hay otras señales que nos alertan de que un niño puede presentar un estrabismo intermitente como por ejemplo guiñar un ojo", agrega la sociedad científica.

   Además, explica que la desviación suele producirse en el ojo que no está mirando el objeto de interés. "Es decir, si mira con el derecho tuerce el izquierdo. Si mira con el izquierdo torcerá el derecho. Puede existir una clara dominancia y que siempre mire por ejemplo con el ojo derecho y desvíe el izquierdo, pero también puede ocurrir que exista alternancia ocular, es decir, a ratos mira con el derecho desviando entonces el izquierdo y al momento siguiente mire con el izquierdo desviando entonces el derecho", agrega.

    Que exista una clara dominancia puede indicar, según precisa la Sociedad Española de Estrabología, que el estrabismo se acompaña de ojo gandul o ambliope, ya que el ojo que permanece mayoritariamente desviado se 'emplea menos' y se vuelve vago o gandul. "Por lo tanto, que el estrabismo sea alternante suele indicar una similar visón por ambos ojos", aprecia.

   En cuanto a la fecha por la que puede surgir esa desviación, la doctora Orts subraya que en el caso de los adultos cuando se desarrolla la enfermedad o ésta se descompensa. Mientras que en los niños precisa que suele ser a partir del primer año de vida, siendo el diagnóstico más frecuente entre 1-4 años. "Si se desarrolla después de los 6 hay que descartar otras enfermedades neurológicas", apostilla.

   ¿La persona es capaz de ver, o tiene buena visión, por el ojo desviado? Todo depende del caso, según la experta de Oftalvist y, normalmente, aclara que sí que ven por el ojo que está desviado. Eso sí, apunta que los niños, para no ver doble, tienen la capacidad de anular la imagen, en cambio si es adulto previsiblemente tendrá visión doble. "También hay casos de estrabismo donde el ojo desviado no ve, precisamente porque porque ha perdido la visión hace tiempo. Hay veces que el ojo no ve pero normalmente sí que ven", sostiene.

EL TRATAMIENTO DEL ESTRABISMO

   La especialista de Oftalvist recuerda en última instancia que el tratamiento del estrabismo es normalmente a partir de cirugía por un lado de los músculos extraoculares, los que mueven los ojos, o bien se puede emplear la toxina butolínica o bótox que muchas personas se inyectan porque quieren no tener arrugas. "Inactiva la acción muscular", precisa.

   El estrabismo a veces se trata también con gafas, y en algunos casos contados se hace terapia visual, ejercicios musculares que ayudan sobre todo si se ha descompensado el estrabismo pero estaba más o menos latente el problema, y el paciente puede volver a controlarlo mediante terapia visual.

   Finalmente, Orts destaca el tema del ojo vago o la ambliopía, aquellas personas que ven menos por un ojo que por el otro porque o bien tienen estrabismo o bien porque un ojo tiene más graduación que el otro. "Esto es más importante que el estrabismo porque el ojo vago se puede tratar en niños hasta cierta edad. Si se llega tarde ya no tiene tratamiento y es para toda la vida. Casi más importante, aunque no sea tan estético, es el tema del ojo vago porque el estrabismo si no es de una manera u otra se puede operar incluso en edad adulta, pero el ojo vago o se coge antes de los 8-9 años o luego no tiene solución", advierte la miembro de Oftalvist en Alicante.