Publicado 08/03/2022 07:12

Las comunidades con mayores niveles de prejuicios raciales tienen peores resultados sanitarios

Archivo - Gente andando
Archivo - Gente andando - OMS - Archivo

MADRID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las personas que viven en comunidades con mayores niveles de prejuicios raciales tienen peores resultados de salud, incluyendo más enfermedades cardíacas y problemas de salud mental y mayores tasas de mortalidad general, según una investigación publicada por la Asociación Americana de Psicología en la revista 'Health Psychology'.

Los investigadores llevaron a cabo una revisión sistemática de catorce trabajos que utilizaron datos recogidos de Google, Twitter y otras fuentes de big data para analizar cómo se entrelazan los prejuicios y la salud en comunidades de todo Estados Unidos.

"El racismo está ganando reconocimiento como un impulsor fundamental de las desigualdades en materia de salud --resalta el autor principal del estudio, Eli Michaels, candidato a doctor en la Universidad de California--. Aprovechar los grandes datos para captar los prejuicios raciales a nivel de zona es un enfoque innovador para medir el clima racial general en el que la gente vive, trabaja, juega y reza".

Los estudios incluidos en esta revisión revelaron que vivir en un área con altos niveles de prejuicio racial puede perjudicar la salud y ampliar las desigualdades de salud racial.

Estos estudios utilizaron una variedad de fuentes para medir los prejuicios raciales a nivel de la comunidad e incluyeron decenas de millones de puntos de datos de encuestas a gran escala, búsquedas en Internet y medios sociales.

Tres de ellos analizaron datos de Google Trends sobre la frecuencia con la que las búsquedas de los usuarios incluían un insulto racial. Cuatro analizaron datos de Twitter sobre tuits que incluían sentimientos negativos hacia las personas de color.

Tres más utilizaron datos de la Encuesta Social General, una encuesta representativa a nivel nacional sobre actitudes sociales y políticas en Estados Unidos. Y los cuatro últimos utilizaron datos del Proyecto Implícito, una herramienta online que evalúa los prejuicios implícitos de las personas hacia diversos grupos. Todos los datos se codificaron por zonas geográficas.

Los estudios examinaron cómo estos diferentes indicadores de prejuicios raciales a nivel de área se correlacionaban con los resultados de salud entre las personas que vivían en esas áreas, incluyendo las tasas de mortalidad, los resultados adversos de los nacimientos para las madres y los bebés, los resultados cardiovasculares, la salud mental y la salud general autocalificada.

Todos los estudios encontraron una asociación entre los niveles de prejuicio racial de las comunidades y los resultados de salud adversos para las personas de color que vivían allí; cuatro estudios también mostraron una asociación similar entre los residentes blancos (dos estudios mostraron un efecto menor pero aún perjudicial en los blancos en comparación con las personas de color).

"La mayor parte de las investigaciones sobre discriminación racial y salud realizadas hasta la fecha se han centrado en las experiencias a nivel individual", apunta Amani M. Allen, profesor de ciencias de la salud comunitaria y epidemiología en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de California en Berkeley y autor principal del estudio.

"El cuerpo emergente de trabajo examinado en esta revisión es un paso importante para ir más allá del nivel del individuo para capturar el contexto del lugar y cómo puede impactar en la salud de las personas que viven en esos lugares --subraya Allen--. Como vemos en esta revisión, vivir en un entorno con un clima general de prejuicios contra la gente de color no sólo es malo para los grupos racialmente marginados, sino para todos. Los prejuicios raciales a nivel de zona son un determinante social de la salud de la población".

Según los investigadores, existen varias teorías sobre cómo los prejuicios raciales de la comunidad pueden perjudicar la salud. Una de ellas es que, a nivel individual, vivir en una comunidad con más prejuicios podría aumentar el número de interacciones prejuiciosas que una persona experimenta, causando un estrés perjudicial.

En el ámbito comunitario, un mayor número de prejuicios raciales puede erosionar el capital social -definido como "las normas de reciprocidad, confianza y obligación social" de una comunidad-, lo que conduce a un menor apoyo social y emocional para amortiguar los acontecimientos vitales estresantes y a un menor apoyo político a las políticas y programas que podrían mejorar la salud y el bienestar de todos los miembros de la comunidad.

Según los investigadores, es necesario seguir investigando para desentrañar los diversos factores que pueden relacionar los prejuicios raciales en la comunidad con los resultados sanitarios adversos para las comunidades en general y para las personas de color en particular.

"Dado que el racismo es multidimensional, su desmantelamiento y sus efectos sobre la salud requerirán soluciones multidimensionales --sugiere Michaels--. La investigación que identifique las causas profundas de nuestro prejuicio colectivo y que ponga a prueba las intervenciones para cambiarlo es una prioridad urgente".