Un compuesto herbicida podría combatir las infecciones hospitalarias causadas por hongos

El Dr. Mario D. Garcia, de UQ, realiza uno de los muchos experimentos
THE UNIVERSITY OF QUEENSLAND.
Publicado 04/10/2018 18:04:23CET

   MADRID, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Un equipo de investigadores internacionales liderado por la Universidad de Queensland en Australia han descubierto que un compuesto químico que se encuentra en los herbicidas comunes podría ayudar a combatir las infecciones hospitalarias causadas por hongos, que matan al año aproximadamente a dos millones de personas.

   El equipo ha observado que el clorimurón etílico químico también se dirige a una variedad de infecciones por hongos que son potencialmente fatales para los humanos, en particular las personas que se someten a tratamientos que provoca estrés en el sistema inmunitario.

   El hallazgo se "muy oportuno", según el doctor Luke Guddat, de la Facultad de Química y Biociencias Moleculares de UQ, dado el crecimiento de las infecciones resistentes a los medicamentos. "Hay más enfermedades fúngicas resistentes a los medicamentos que nunca, lo que representa una gran amenaza para la salud humana en el mundo, y se requieren urgentemente nuevos medicamentos para combatir estas enfermedades", ha señalado.

   "A través de esta investigación, queríamos ver si una clase específica de herbicida comercial tiene la capacidad de detener el crecimiento de estas infecciones. Pensamos que era una buena idea, ya que las plantas y los hongos tienen una enzima similar que estos químicos inhiben, y resultó que estábamos en lo correcto", ha añadido.

   Los investigadores probaron cinco familias diferentes de compuestos, para ver si podían inhibir una enzima clave de las especies de hongos, 'Candida albicans' y 'Cryptococcus neoformans'. Tras diversas pruebas vieron que uno de los cinco, el clorimurion etil, era un candidato sobresaliente.

   "En estudios en la placa de Petri y con ratones, fue muy eficaz para prevenir la proliferación del crecimiento. Al inhibir esta enzima, está eliminando un paso metabólico clave que produce tres tipos de aminoácidos, que estas infecciones necesitan para crecer", ha explicado el investigador.

   Y lo más importante, ha añadido, "los humanos no tienen esta enzima, obtenemos estos aminoácidos de nuestros alimentos, por lo que hay pocas posibilidades de que estos compuestos sean tóxicos para los humanos, un factor que limita el uso de muchos de los otros antifúngicos prescritos actualmente".

   El doctor Guddat ha asegurado que, si bien hay un futuro brillante para el desarrollo de compuestos para tratar este tipo de infección, se necesita más investigación. "Estamos solo en la etapa inicial de este viaje, pero estamos emocionados de ver las perspectivas de nuevos tratamientos en el futuro", ha concluido.

Contador