Publicado 18/04/2022 16:59

Las complicaciones cardiacas tras un ictus aumentan el riesgo de futuros eventos cardiovasculares

Archivo - Ictus
Archivo - Ictus - STOCKDEVIL/ ICTUS - Archivo

MADRID, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las personas que sobreviven a un ictus tienen muchas más probabilidades de desarrollar complicaciones cardíacas importantes durante el primer mes después del accidente cerebrovascular y, como resultado, también tienen un mayor riesgo de muerte, ataque cardíaco u otro accidente cerebrovascular en los cinco años posteriores, según un estudio llevado a cabo por investigadores estadounidenses y que ha sido publicado en la revista 'Stroke'.

"Sabemos que las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares comparten factores de riesgo similares, y existe una relación bidireccional entre el riesgo de accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardíacas. Queríamos saber qué tan comunes son las complicaciones cardíacas recién diagnosticadas después de un accidente cerebrovascular y, lo que es más importante, si el síndrome de accidente cerebrovascular-corazón se asocia con un mayor riesgo de eventos adversos importantes a largo plazo", han dicho los expertos.

Los investigadores analizaron los expedientes médicos de más de 365.000 adultos tratados por accidente cerebrovascular isquémico en más de 50 centros de atención médica, principalmente en los Estados Unidos, entre 2002 y 2021. Las personas a las que se les diagnosticó un accidente cerebrovascular y complicaciones cardíacas dentro de las cuatro semanas posteriores al accidente cerebrovascular se compararon con un número igual de sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares que no tuvieron estas complicaciones cardíacas dentro de las cuatro semanas (el grupo de control).

Después de ajustar los posibles factores de confusión, como la edad, el sexo y la raza/origen étnico, y comparar a los sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares que tuvieron nuevas complicaciones cardíacas con los que no las tuvieron, el análisis encontró:

En general, entre todos los sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares en el estudio, aproximadamente 1 de cada 10 (11,1 %) desarrolló síndrome coronario agudo, el 8,8 por ciento fue diagnosticado con fibrilación auricular, el 6,4 por ciento desarrolló insuficiencia cardiaca, 1,2 por ciento exhibió arritmias ventriculares graves y el 0,1 por ciento desarrolló "corazón roto", dentro de las cuatro semanas posteriores al accidente cerebrovascular.

El riesgo de muerte dentro de los cinco años posteriores a un accidente cerebrovascular aumentó significativamente entre los participantes con nuevas complicaciones cardíacas: 49 por ciento más probable si habían desarrollado síndrome coronario agudo; 45 por ciento más probable si habían desarrollado fibrilación/aleteo auricular; y 83 por ciento más probable si desarrollaron insuficiencia cardiaca. Las arritmias ventriculares graves duplicaron el riesgo de muerte.

Asimismo, la probabilidad de hospitalización y ataque cardíaco dentro de los cinco años posteriores a un accidente cerebrovascular también fue significativamente mayor entre aquellos que desarrollaron complicaciones cardíacas dentro de la ventana de un mes

Las personas que desarrollaron fibrilación auricular después de un accidente cerebrovascular tenían un 10 por ciento más de probabilidades de tener un segundo accidente cerebrovascular dentro de los cinco años posteriores al accidente cerebrovascular. Finalmente, las personas con accidente cerebrovascular y complicaciones cardiovasculares recién diagnosticadas tenían un 50 por ciento más de probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular recurrente dentro de los cinco años posteriores al primer accidente cerebrovascular.