La combinación de neuroimagen y aprendizaje automático, nuevas vías para el diagnóstico del trastorno bipolar

Trastorno bipolar
FLICKR/KARINA LAMONTAGNE - Archivo
Publicado 26/09/2018 12:22:12CET

MADRID, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del CIBER en su área de Salud Mental (CIBERSAM) han identificado en un estudio internacional factores que podrían ayudar en el diagnóstico del trastorno bipolar, combinando datos de neuroimagen y técnicas de aprendizaje automático.

En la actualidad, el diagnóstico es puramente clínico, basado en la identificación de síntomas mediante una entrevista clínica llevada a cabo por un experto en salud mental, pero una parte de la investigación se dedica a estudiar marcadores biológicos, como cambios en zonas cerebrales, que puedan contribuir a mejorar el diagnóstico.

El estudio colaborativo, llevado a cabo por el ENIGMA Bipolar Disorders Working Group y publicado en 'Molecular Psychiatry', ha contado con la participación de investigadores del CIBERSAM de FIDMAG Hermanas Hospitalarias y del Hospital Clínic de Barcelona, entre ellos su director científico Eduard Vieta, con un total de 13 centros de investigación líderes en el tratamiento del trastorno bipolar.

A través de la participación de 3.000 pacientes (853 con la enfermedad y 2.167 sanos), el trabajo tuvo como objetivo diferenciar los individuos de un grupo u otro usando datos clínicos y neuroimagen analizados a través de técnicas de aprendizaje automático. En este caso particular, se buscaba la identificación de patrones a través del análisis de los datos clínicos y de neuroimagen que ayudasen a clasificar correctamente a los participantes en el grupo de pacientes con trastorno bipolar o en el de controles sanos.

De esta manera, se analizaron las imágenes cerebrales obtenidas mediante resonancias magnéticas junto con otras variables clínicas y sociodemográficas de interés (tratamiento, género, edad, etc) de los participantes.

Los resultados demostraron un mayor rendimiento de clasificación del que se esperaría encontrar solo por azar, con un área bajo la curva (ROC-AUC) de 71, en el 49 por ciento. No obstante, los autores destacan que el nivel de precisión fue del 65, 23 por ciento inferior al umbral del 80 por ciento necesario para ser utilizado en la práctica clínica habitual.

El estudio constituye hasta la fecha la mejor aproximación para el empleo de técnicas de neuroimagen como exploraciones complementarias que ayuden a confirmar el diagnóstico clínico del trastorno bipolar.

Contador