¿Cómo combate el cerebro los miedos que vuelven a atormentarnos?

Conducir, miedo, amaxofobia
GETTY//DENISA KOCICOVA - Archivo
Publicado 03/04/2019 8:06:33CET

   MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Neurocientíficos de la Universidad de Texas, en Austin, Estados Unidos, han descubierto un grupo de células en el cerebro que son responsables cuando reaparece inesperadamente un recuerdo aterrador. El hallazgo podría llevar a nuevas recomendaciones sobre cuándo y con qué frecuencia se implementan ciertas terapias para el tratamiento de la ansiedad, las fobias y el trastorno de estrés postraumático (TEPT).

   En el nuevo artículo, publicado este lunes en la revista 'Nature Neuroscience', los investigadores describen la identificación de "neuronas de extinción", que suprimen los recuerdos terribles cuando se activan o permiten que los recuerdos temerosos regresen cuando no están.

   Desde la época de Pavlov y sus perros, los científicos han sabido que los recuerdos que pensábamos que habíamos dejado atrás pueden aparecer en momentos inconvenientes, lo que desencadena lo que se conoce como recuperación espontánea, una forma de recaída. Lo que no se sabía era por qué sucedía.

   "Con frecuencia hay una recaída del miedo original, pero sabíamos muy poco acerca de los mecanismos --dice el autor principal del estudio, Michael Drew, profesor asociado de Neurociencia--. Estos tipos de estudios pueden ayudarnos a comprender la causa potencial de los trastornos, como la ansiedad y el trastorno de estrés postraumático, y también pueden ayudarnos a comprender los posibles tratamientos".

   Una de las sorpresas para Drew y su equipo fue descubrir que las células cerebrales que suprimen los recuerdos del miedo se escondían en el hipocampo. Tradicionalmente, los científicos asocian el miedo con otra parte del cerebro, la amígdala. El hipocampo, responsable de muchos aspectos de la memoria y la navegación espacial, parece jugar un papel importante en la contextualización del miedo, por ejemplo, al vincular recuerdos temerosos al lugar donde ocurrieron.

EXPLICACIÓN DE POR QUÉ A VECES FALLA LA TERAPIA DE EXPOSICIÓN

   El descubrimiento puede ayudar a explicar por qué una de las formas principales de tratar los trastornos basados ??en el miedo, la terapia de exposición, a veces deja de funcionar. La terapia de exposición promueve la formación de nuevos recuerdos de seguridad que pueden anular un recuerdo original de miedo. Por ejemplo, si a alguien le dan miedo las arañas a raíz de que una le picara, podría iniciar una terapia de exposición dejando que una araña inofensiva se le eche encima. Los recuerdos seguros se llaman "recuerdos de extinción".

   "La extinción no borra el recuerdo original del miedo, sino que crea un nuevo recuerdo que inhibe o compite con el miedo original --dice Drew--. Nuestro artículo demuestra que el hipocampo genera rastros de recuerdo de miedo y extinción, y la competencia entre estos rastros del hipocampo determina si el miedo se expresa o se suprime".

   Dado esto, las prácticas recomendadas en torno a la frecuencia y el momento de la terapia de exposición pueden requerir una revisión, y se pueden explorar nuevas vías para el desarrollo de fármacos. En experimentos, Drew y su equipo colocaron ratones en una caja distintiva e indujeron miedo con un 'shock' inofensivo. Después de eso, cuando uno de los roedores estaba en la caja, mostraría un comportamiento de miedo hasta que, con la exposición repetida a la caja sin un 'shock', se formaron los recuerdos de extinción y el ratón no tuvo miedo.

   Los científicos pudieron activar artificialmente el miedo y suprimir los recuerdos de la extinción mediante el uso de una herramienta llamada optogenética para activar y desactivar las neuronas de la extinción. "La supresión artificial de estas llamadas neuronas de extinción hace que el miedo recaiga, mientras que estimularlas previene la recaída del miedo --dice Drew--. Estos experimentos revelan posibles vías para suprimir el miedo inadaptado y prevenir las recaídas".