El colesterol, un desconocido para la mitad de enfermos vasculares

Corazón
PIXABAY/RUD0070 - Archivo
Publicado 14/03/2018 13:54:29CET

MADRID, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

El 53 por ciento de los pacientes con una enfermedad vascular ya diagnosticada en España desconoce el papel que juega el colesterol en su patología y uno de cada cuatro (26,5%) no sigue la dieta saludable que se le ha recomendado.

Así se desprende de los resultados preliminares de un informe elaborado por la Cardioalianza, entidad que agrupa a 51 asociaciones de pacientes cardiovasculares, presentado con motivo del Día Europeo para la Prevención del Riesgo Cardiovascular, para lo que ha contado además con el apoyo de seis sociedades científicas.

El trabajo se ha basado en una muestra de 364 pacientes de 66 años de media que ya estaban diagnosticados con una enfermedad vascular, fundamentalmente cardiopatía isquémica (62%), enfermedad cerebrovascular (26%) o enfermedad arterial periférica (15%).

La evaluación de sus factores de riesgo, según ha explicado la presidenta de Cardioalianza, Maite San Saturnino, vieron que algo más de la mitad (52%) presentaba hipertensión, un tercio tenía el colesterol elevado (31%) o diabetes (29%).

El presidente de la Sección de riesgo vascular y rehabilitación cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), Manuel Abeytua, ha destacado la importancia de mantener a ralla el colesterol ya que "es el mayor factor de riesgo de la enfermedad cardiovascular, fundamental en el desarrollo de arteriosclerosis".

Por ello, ha añadido Carlos Guijarro, de la Sociedad Española de Arteriosclerosis (SEA), es llamativo el grado de desconocimiento tan alto que refleja el estudio. "Está mal que los pacientes no lo conozcan del todo, pero es peor que no se tomen medidas", según este experto, que lamenta además que haya un porcentaje elevado de pacientes que no alcanzan unos objetivos terapéuticos razonables cuando hay tratamientos eficaces para conseguirlo.

Pero además de este elevado desconocimiento, el estudio también constata una falta de cumplimiento en las recomendaciones relacionadas con "los tres pilares fundamentales para la salud de estos pacientes", según Abeytua, como son la actividad física, la alimentación y el tabaquismo.

En ese sentido, los datos preliminares muestran que sólo el 60 por ciento hace una dieta baja en grasas saturadas, más de la mitad (58%) condimenta como mínimo algunas veces las comidas con sal y solo un 54 por ciento no toma nunca o casi nunca alimentos con azúcar.

MÁS DE LA MITAD TRABAJAN PERO LLEVAN UNA VIDA SEDENTARIA

Asimismo, más de la mitad de pacientes que estaban trabajando realizan una actividad sedentaria y permanecen sentados la mayor parte de la jornada, o de pie pero sin grandes desplazamientos ni esfuerzos. Y hasta un 81 por ciento afirma realizar a diario actividades sin esfuerzo, como leer o ver la televisión, pero nunca o casi nunca practican una actividad física moderada como correr, nadar o hacer gimnasia.

Otros factores de riesgo también presentes son el tabaco, ya que un 12 por ciento sigue fumando y un 39 por ciento lo había sido antes de ser diagnosticados de su enfermedad; solo un 38 por ciento admite no tomar nunca bebidas con alcohol, y uno de cada tres dice llevar una vida estresante.

"Estos datos son la constatación del fracaso de la prevención", ha apuntado Juan Carlos Obaya, de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SemFYC), que dificultan que luego estos pacientes tengan un cumplimiento elevado de su medicación, algo que suele conseguirse solo en el 50-60 por ciento de los casos en función del fármaco.

Todo ello pese a que, según Guijarro, una menor adherencia terapéutica se asocia a más morbilidad y mortalidad en estos pacientes. "Esto es como un plan de pensiones, mientras inviertes en salud, ganas salud", ha defendido.