Actualizado 24/01/2011 10:49 CET

CMancha.-El Hospital Nacional de Parapléjicos definirá un área de influencia sanitaria fuera de la que se podrá fumar

Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo
EP

TOLEDO, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo va a definir, a través de una línea pintada en el suelo para que se pueda apreciar visualmente, un área de influencia sanitaria, fuera de la cual los pacientes, sus familiares o el personal del centro podrá fumar, dando así respuesta a la demanda de un grupo de personas ingresadas en el centro, afectadas por la Ley Antitabaco.

El texto establece la obligación de no fumar en estos centros aunque sí permite definir un espacio exento del recinto por la situación excepcional de determinados pacientes, como en este caso, siendo una decisión que puede tomar la propia comunidad autónoma.

Según ha explicado a Europa Press el director gerente del Hospital, Miguel Ángel Carrasco, la Consejería de Salud y Bienestar Social ha autorizado a finales de esta semana esta solución, que no consiste en definir un punto específico para fumadores, sino que consiste en delimitar una zona de entorno sanitario --aquella en la cualquier actuación tiene influencia sobre la actividad asistencial--, para ser "respetuosos con las libertades de los ciudadanos" fuera de ese perímetro.

De la superficie incluida en ese área de influencia sanitaria, en la que se entiende "de aplicación rigurosa la ley", se informará con un plano y cartelería dentro del centro y, en el exterior, se pintará una línea en el suelo que, sin romper la estética de la zona, el paisaje o el entorno, informará del espacio fuera del cual se podrá fumar.

El área de influencia sanitaria acordada recorrerá todo el perímetro del edificio --estará más separada a la altura de las puertas--, e incluirá también las obras de ampliación del hospital. Ese perímetro variará en función de la ocupación en la zona nueva y de las obras que se acometan en la zona antigua.

El director del Hospital, que ha insistido en que la solución no pasa por reservar un punto físico concreto para fumar, ha reconocido que fuera del área delimitada, frente a la entrada, hay unos jardines con un quiosco donde se prevé una mayor afluencia de personas que tienen ese hábito, por lo que, especialmente en este lugar, se instalarán ceniceros.

QUÉ ES RECINTO HOSPITALARIO Y QUÉ NO

El edificio del hospital ocupa unos 6.000 metros cuadrados y otros 10.000 albergan diferentes instalaciones de mantenimiento, lo que en conjunto supone menos de un 4 por ciento del total de 188.000 metros cuadrados del terreno donde se ubica. Es por ello que no podía considerarse de igual repercusión "lo que ocurre al lado de la puerta" de entrada al centro que lo que pasa dentro de una parcela de 19 hectáreas.

Según Carrasco, la demanda que se planteó hizo necesario evitar que los pacientes con problemas de movilidad tuvieran que desplazarse muchos metros, algo que no parecía "sensato", pero también obligó a "reflexionar sobre lo que es un entorno de influencia sanitario, que no siempre tiene que coincidir con el espacio total que ocupa una parcela", pues la ley no especifica con claridad "qué es recinto hospitalario".

La previsión es que oficialmente este lunes, "como mucho el martes", quede delimitada la zona de influencia sanitaria, aunque provisionalmente lo que se está haciendo es indicar a los fumadores el lugar al que pueden dirigirse. Hasta el momento el centro no ha recibido "ninguna queja", teniendo en cuenta que la zona donde se podrá fumar está "al aire libre" y "no es de obligado paso para nadie".

Miguel Ángel Carrasco ha insistido, finalmente, en que la recomendación sigue siendo "que no se fume", pero se ha mostrado partidario de respetar las libertades individuales de los ciudadanos. Actualmente hay 200 personas ingresadas en el Hospital Nacional de Parapléjicos --lo que supone un 80 por ciento de ocupación--, aunque "fumadores cada vez hay menos", ha reconocido.