Actualizado 25/10/2010 12:05 CET

El Colegio de Podólogos de Castilla-La Mancha destaca la importancia de prevenir los sabañones

ALBACETE, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Colegio de Podólogos de Castilla-La Mancha ha advertido de que la llegada de las lluvias y las bajas temperaturas propias del otoño suelen ayudar a potenciar la aparición de muchas patologías, entre las que las más frecuentes son los sabañones en los pies.

Según ha informado el colegio en nota de prensa, estas inflamaciones en los dedos de los pies, por la falta de flujo de sangre en la zona afectada, pueden provocar que la piel se agriete y, en consecuencia, aparezca un "molesto dolor".

En ese sentido, ha señalado que el descenso de las temperaturas favorece su aparición, ya que el frío es un vasoconstrictor y hace que la circulación sanguínea en manos y pies se reduzca. Diversos estudios estiman que los sabañones afectan a un 10 por ciento de la población.

Sobre los síntomas, el colegio ha detallado que esta patología afecta a personas que tienden a tener las manos y los pies más fríos, llegando incluso a adoptar un color blanco. En el momento de entrar en calor las extremidades se ponen rojas, a veces llegan a ser moradas, y es cuando aparecen los sabañones. Al obturarse los microcapilares de los dedos de los pies, provoca dolor, picazón, escozor y quemazón.

CÓMO EVITAR ESTA PATOLOGÍA

Esta enfermedad vascular está considerada como leve, ya que no tiene relación con otras enfermedades vasculares más importantes, pero se trata de una patología que puede prevenirse. Aunque no es una enfermedad considerada grave, sí conlleva unas molestias asociadas que pueden llegar a incomodar en gran medida a quien la padece.

El Colegio regional de Podólogos ha apuntado que esta alteración la padecen bastantes personas, sobre todo gente joven, y los primeros casos se suelen dar en gente menor de 40 años.

Así, para evitar esos picores e hinchazones es importante evitar los cambios bruscos térmicos, además de recurrir al uso de cremas que puedan aliviar esa sintomatología, previa consulta con un podólogo.

Abrigar la zona, utilizar un calzado que no comprima el pie e incorporar una cámara de aire entre el calcetín y el zapato para que no de sensación de humedad son otros de los consejos del colegio para prevenir esta molesta patología.