Publicado 24/09/2020 08:03CET

¿Cómo el clima afecta a la continua propagación del coronavirus?

Mujer con mascarilla.
Mujer con mascarilla. - HSYNCOBAN/GETTY - Archivo

MADRID, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

Investigadores que han estudiado los efectos de la humedad relativa, la temperatura ambiental y la velocidad del viento en la nube respiratoria y la viabilidad del coronavirus, han encontrado que un factor crítico para la transmisión de las partículas infecciosas, que están inmersas en las nubes respiratorias de gotas de saliva, es la evaporación, según publican en la revista 'Physics of Fluids'.

A medida que los casos de COVID-19 siguen aumentando en todo el mundo, es cada vez más urgente comprender cómo el clima afecta a la continua propagación del coronavirus, en particular porque las infecciones por virus típicos de invierno son más comunes y los países del hemisferio norte pronto verán temperaturas más bajas.

"Supongamos que comprendemos mejor la evaporación y su relación con los efectos climáticos. En ese caso, podemos predecir con mayor precisión la concentración del virus y determinar mejor su viabilidad o el potencial de supervivencia del virus", explica Dimitris Drikakis, uno de los autores.

A pesar de la importancia de la transmisión por gotitas en el aire, la investigación sobre la transferencia de calor y masa alrededor y dentro de las gotitas respiratorias que contienen el virus ha sido escasa.

Para abordar el desafío, los investigadores desarrollaron correlaciones teóricas para la evaporación inestable de gotas de saliva contaminadas con coronavirus. Implementaron la teoría en una plataforma de dinámica de fluidos computacional avanzada y estudiaron los efectos de las condiciones climáticas en la transmisión de virus en el aire.

"Encontramos que las altas temperaturas y la baja humedad relativa conducen a altas tasas de evaporación de las gotas contaminadas con saliva, lo que reduce significativamente la viabilidad del virus", añade el coautor Talib Dbouk.

Además, los investigadores observaron que la distancia de viaje y la concentración de la nube de gotas seguían siendo significativas, incluso a altas temperaturas si la humedad relativa es alta. La velocidad del viento es otro factor crucial que podría alterar todas las reglas de las pautas de distanciamiento social.

Estos hallazgos ayudan a explicar por qué la pandemia aumentó durante julio en diferentes ciudades concurridas de todo el mundo, como Delhi, que experimentó tanto altas temperaturas como alta humedad relativa.

También proporciona una alerta crucial sobre la posibilidad de una segunda ola de la pandemia en las próximas temporadas de otoño e invierno, donde las bajas temperaturas y las altas velocidades del viento aumentarán la supervivencia y transmisión del virus en el aire.

Este estudio se suma al creciente cuerpo de investigación que refuerza la importancia del distanciamiento social y el uso de máscaras faciales para prevenir la propagación total del virus. Los resultados revelan la importancia de las condiciones climáticas en la viabilidad del virus, que pueden ayudar a orientar el diseño de medidas tanto en ambientes interiores como exteriores, para reducir la transmisión del virus en el aire en espacios públicos y privados.