Los e-cigarrillos, más eficaces que las terapias de reemplazo de nicotina

Publicado 31/01/2019 7:40:34CET
PIXABAY - Archivo

   MADRID, 31 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Los cigarrillos electrónicos son casi dos veces más efectivos que los tratamientos de reemplazo de nicotina, como parches y chicles, para ayudar a los fumadores a dejar de fumar, según las conclusiones de un estudio clínico realizado por la Universidad Queen Mary de Londres, en Reino Unido.

   El ensayo multicéntrico, que involucró a casi 900 fumadores que también recibieron apoyo conductual adicional, encontró que el 18 por ciento de los usuarios de cigarrillos electrónicos no fumaban después de un año, en comparación con el 9,9 por ciento de los participantes que utilizaban otras terapias de reemplazo de nicotina.

   El investigador principal, el profesor Peter Hajek, de la Universidad Queen Mary de Londres, afirma: "Este es el primer ensayo que prueba la eficacia de los cigarrillos electrónicos modernos para ayudar a los fumadores a dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos fueron casi el doble de efectivos que la combinación 'estándar de oro' de productos de reemplazo de nicotina".

   "Aunque un gran número de fumadores informan que han dejado de fumar con éxito con la ayuda de los cigarrillos electrónicos, los profesionales de la salud se han mostrado reacios a recomendar su uso debido a la falta de pruebas claras de los ensayos controlados aleatorios. Es probable que esto cambie", añade.

   El único ensayo previo que comparó los cigarrillos electrónicos con los parches de nicotina utilizó cigarrillos electrónicos "similares a los de cig-a" con un suministro muy bajo de nicotina, no tuvo contacto directo y encontró una baja eficacia para ambos tratamientos, según informan los autores.

   El nuevo trabajo, que fue financiado por el Instituto Nacional para la Investigación de la Salud británico y publicado en 'New England Journal of Medicine', se estableció para probar la eficacia a largo plazo de los nuevos cigarrillos electrónicos recargables en comparación con una gama de tratamientos de reemplazo de nicotina. Un total de 886 fumadores asistieron a los servicios para dejar de fumar del Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (en Tower Hamlets, la ciudad de Londres, Leicester y East Sussex) y fueron asignados al azar para recibir un tratamiento de reemplazo de nicotina de su elección (parches, chicles, pastillas, aerosoles, inhaladores o una combinación de productos proporcionada durante hasta tres meses), o un paquete de inicio de e-cigarrillo con una o dos botellas de e-líquido y estímulo para comprar futuros suministros de su propia elección de fortalezas y sabores.

   Todos los participantes recibieron apoyo conductual uno a uno semanalmente durante al menos cuatro semanas, con una monitorización de monóxido de carbono en el aire expirado. Además de que los cigarrillos electrónicos son casi el doble de efectivos, los investigadores encontraron que los participantes estaban compuestos principalmente por fumadores dependientes de mediana edad, y el 40 por ciento tenía derecho a recetas gratuitas (un marcador de desventaja social o mala salud). Las tasas de abstinencia fueron mayores en el brazo del cigarrillo electrónico en todos los puntos temporales.

MENOS TOS Y FLEMAS EN LOS USUARIOS DE E-CIGARRILLOS

   Entre los que se abstuvieron, los participantes que fumaron cigarrillos electrónicos tuvieron más probabilidades de usar el producto asignado a las 52 semanas que los participantes que reemplazaron la nicotina (79,8 por ciento frente a 9,1 por ciento).

   Entre los participantes que no lograron la abstinencia total, más usuarios de cigarrillos electrónicos consiguieron una reducción del consumo de tabaco validada por el monóxido de carbono en al menos un 50 por ciento.

   La adherencia fue similar en ambos brazos, pero los cigarrillos electrónicos se usaron con más frecuencia y durante más tiempo. Los participantes con cigarrillos electrónicos informaron de más irritación de la garganta/boca (65,4 por ciento frente a 50,8 por ciento) y los participantes de reemplazo de nicotina reportaron más náuseas (37,8 por ciento en comparación con un 31,4 por ciento).

   Los participantes de cigarrillos electrónicos informaron de una mayor disminución en la incidencia de tos y flema después de las 52 semanas. Ambos productos se percibieron como menos satisfactorios que los cigarrillos, pero los cigarrillos electrónicos proporcionaron más satisfacción y se consideraron más útiles que el tratamiento de reemplazo de nicotina.

   Los que se dejaron de fumar que estaban en el brazo de cigarrillos electrónicos experimentaron impulsos menos severos de fumar a las 1 y 4 semanas posteriores a la fecha de abandono. También informaron de un menor aumento de la irritabilidad, la inquietud y la incapacidad para concentrarse después de la primera semana de abstinencia, en comparación con aquellos en el brazo de reemplazo de nicotina.

   La autora del estudio Dunja Przulj, de la Universidad Queen Mary de Londres, señala: "Los especialistas de los servicios para dejar de fumar de Reino Unido ahora tendrán más probabilidades de incluir los cigarrillos electrónicos entre sus opciones de tratamiento, y los profesionales de la salud se sentirán más cómodos al recomendar los cigarrillos electrónicos como una intervención para dejar de fumar. En última instancia, esto puede acelerar aún más la reducción del hábito de fumar y de las enfermedades relacionadas con el hábito de fumar".