Publicado 03/06/2022 15:05

Científicos describen por primera vez las señales mecánicas implicadas en el desarrollo temprano de la corteza cerebral

José Antonio del Río jefe de grupo del CIBERNED del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC).
José Antonio del Río jefe de grupo del CIBERNED del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC). - CIBERNED

MADRID, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un equipo científico, coordinado por José Antonio del Río, del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) ha observado las señales mecánicas y las fuerzas de tracción involucradas en la migración de las células de Cajal-Retzius, las cuales desempeñan un importante papel en el desarrollo de la corteza cerebral, según recoge CIBERNED.

El estudio, realizado en roedores, se ha publicado en la revista 'Frontiers in Cell and Developmental Biology'. Las células de Cajal-Retzius, descubiertas por Santiago Ramón y Cajal y Gustaf Retzius en 1890 y 1892, son las primeras neuronas que se originan en la corteza cerebral embrionaria, según apuntan los investigadores.

En ratones, estas células se generan entre los días ocho y trece del desarrollo embrionario en cuatro áreas proliferativas del cerebro localizadas fuera de la corteza cerebral. A partir de estas regiones, los distintos grupos de células de Cajal-Retizus migran tangencialmente de forma muy rápida para situarse en una zona superficial de la corteza denominada preplaca cortical.

"En la hipótesis de partida pensamos que las posibles diferencias en la rigidez de la matriz extracelular entre distintas regiones podían ser un factor a tener en cuenta al analizar la migración celular. Por eso, decidimos observar mediante microscopía de fuerzas atómicas los cambios de rigidez regionales y mimetizar las diferencias en cultivos empleando andamios tridimensionales", ha afirmado Del Río.

El experto ha respondido que las células podrán detectar las diferencias de rigidez de la matriz extracelular al estar ligada a la existencia de canales iónicos implicados en mecanotransducción en este tipo celular. "Para evaluarlo, desarrollamos un experimento de pérdida de función utilizando un veneno de araña que inhibe los canales mecanosensibles catiónicos. De forma que las células de Cajal-Retzius eran capaces de sentir cambios de rigidez extracelular. Además, hemos podido comprobar que distintos grupos de células de Cajal-Retzius presentan diferencias intrínsecas en la capacidad de ejercer fuerzas mecánicas sobre el substrato", ha comentado el investigador principal.

El equipo investigador ha concluido que las capacidades móviles de las células de Cajal-Retzius y su distribución en la corteza cerebral también están moduladas por las propiedades mecánicas específicas de las propias células de Cajal-Retzius dependiendo de su zona de origen y de la rigidez diferencial de las rutas migratorias que siguen los distintos grupos de células de Cajal-Retzius.

Contador