China.- El Gobierno promulga nuevas normas sobre la producción y manipulación de alimentos y sus aditivos

Actualizado 16/11/2011 12:41:15 CET

PEKÍN, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno chino ha promulgado una serie de nuevas normas sobre la producción y manipulación de alimentos y sus aditivos que prohíben las sustancias nocivas y establecen duros castigos para quien realice prácticas ilegales.

Los productores de alimentos deben examinar los ingredientes y registrar correctamente el nombre, el lugar de producción, la fecha de caducidad y el número de certificado de todas las sustancias para que luego sean revisados, según las nuevas normas, de las que informó este martes por la noche la agencia de noticias Xinhua.

Además, no podrán utilizar materiales o aditivos prohibidos durante la producción y el envase o envoltorio de cada producto deberá llevar impreso el nombre, los ingredientes, los consejos sobre cómo conservarlo y las instrucciones de uso.

La efectividad de las leyes y normas relativas a la producción y la venta de alimentos en China se ha puesto en duda a raíz de una serie de escándalos, como cuando se descubrió carne de cerdo que contenía clembuterol.

El pasado mes de marzo, se descubrió que el Grupo Shuanghui, la principal empresa de procesamiento de carne del país, había estado comprando cerdos que habían sido alimentados con clembuterol, una sustancia química que puede causar náuseas, mareos, dolor de cabeza y palpitaciones a las personas.

NORMAS ATRASADAS

La Oficina de Asuntos Legislativos del Consejo de Estado (el Gobierno) reconoció el martes en un comunicado que las Normas sobre el Tratamiento de los Alimentos y sus Aditivos según se promulgaron en 1999 "se han quedado atrasadas ante las nuevas necesidades".

Las nuevas reglas, que entrarán en vigor el 1 de mayo de 2012, estipulan que los vendedores no pueden volver a empaquetar o procesar los alimentos y que los campesinos no pueden utilizar sustancias prohibidas por el Ministerio de Agricultura ni otras que sean "nocivas para la salud humana, directa o potencialmente".

A los productores que realicen prácticas ilegales se les impondrá una multa diez veces mayor que el valor de los productos concernidos, y los responsables directos de una mala conducta profesional de carácter grave no podrán trabajar en el sector durante diez años.

Quienes utilicen sustancias dañinas para alimentar al ganado deberán pagar una multa de 100.000 yuanes (más de 11.600 euros). En los casos en que las consecuencias sean graves, se considerará que esas personas tienen responsabilidad penal.

Por último, las normas atribuyen unas tareas concretas a las autoridades condales, provinciales y centrales en la orientación y supervisión de la producción y el uso de los alimentos y sus aditivos.