Actualizado 23/03/2017 07:37 CET

El cerebro de los ciegos se 'reconecta' para realzar otros sentidos

Ciego lectura texto en Braille
GETTY

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los cerebros de las personas que nacen ciegas hacen nuevas conexiones en ausencia de información visual, llevando a la mejora de habilidades para compensar la deficiencia visual, como un mayor sentido de la audición, olfato y tacto, así como funciones cognitivas (como la memoria y el lenguaje), según un nuevo estudio dirigido por investigadores de 'Massachusetts Eye and Ear', en Estados Unidos.

El informe, publicado en la edición digital de este miércoles en 'Plos One', describe por primera vez los cambios estructurales, funcionales y anatómicos combinados en el cerebro evidentes en aquellos nacidos con ceguera que no están presentes en personas con visión normal.

"Nuestros resultados demuestran que los cambios cerebrales neuroplásticos estructurales y funcionales que ocurren como resultado de la ceguera ocular temprana pueden estar más extendidos de lo inicialmente pensado", afirma la autora principal del trabajo, Corinna M. Bauer, de 'Schepens Eye Research Institute of Mass. Eye and Ear' y profesora de Oftalmología en la Escuela de Medicina de Harvard, Estados Unidos. "Observamos cambios significativos no sólo en la corteza occipital (donde se procesa la visión), sino también en áreas implicadas en la memoria, el procesamiento del lenguaje y las funciones sensoriales motoras", detalla.

Los investigadores utilizaron técnicas de resonancia magnética con imágenes multimodales del cerebro para revelar estos cambios en un grupo de 12 sujetos con ceguera temprana (nacidos con o que han adquirido ceguera profunda antes de los 3 años) y compararon las exploraciones con un grupo de 16 individuos con visión normal (todos los sujetos tenían el mismo rango de edad). En el escáner de aquellos con ceguera temprana, el equipo observó cambios estructurales y funcionales de conectividad, incluyendo evidencia de conexiones mejoradas, enviando información de un lado a otro entre las áreas del cerebro que no se observaron en el grupo con visión normal.

Estas conexiones que parecen ser únicas en aquellos con ceguera profunda sugieren que el cerebro "se reconecta" en ausencia de información visual para impulsar otros sentidos, algo que es posible a través del proceso de neuroplasticidad, o la capacidad de nuestros cerebros para adaptarse naturalmente a nuestras experiencias. Los investigadores esperan que entender mejor estas conexiones lleve a esfuerzos de rehabilitación más eficaces que permitirán a los individuos ciegos compensar mejor la ausencia de información visual.

"Incluso, en el caso de ser profundamente ciego, el cerebro se reactiva de una manera en la que pueda utilizar la información a su disposición para interactuar con el medio ambiente de una manera más eficaz", destaca el autor principal Lotfi Merabet, director del Laboratorio de Neuroplasticidad Visual en el 'Schepens Eye Research Institute de Massachusetts Eye and Ear' y profesor asociado de oftalmología en la Escuela de Medicina de Harvard.

"Si el cerebro se puede reconectar a sí mismo --tal vez a través de la formación y el aumento del uso de otras modalidades como la audición y el tacto y las tareas del lenguaje, como la lectura braille-- hay un tremendo potencial del cerebro para adaptarse", concluye.