Actualizado 11/11/2010 18:49:36 +00:00 CET

Cerca de 1,7 millones de personas murieron de tuberculosis en 2009

Su tasa de mortalidad se reduce un 35% en los últimos 20 años

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

Cerca de 1,7 millones de personas murieron de tuberculosis en 2009, lo que supone un descenso del 35 por ciento en la tasa de mortalidad por esta enfermedad en el mundo, desde el 30 por ciento de 1990 hasta los 20 casos por 1.000 habitantes registrada el pasado año.

Así lo refleja el último informe sobre el combate mundial contra la tuberculosis realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha sido publicado este jueves y que, por primera vez, muestra los perfiles 'on line' de 212 países y territorios con esta enfermedad.

Según este trabajo, cada año se detectan 440.000 nuevos casos de tuberculosis y los casos por 100.000 habitantes "siguen descendiendo, aunque con demasiada lentitud".

Además, menos de un 5 por ciento de los casos de tuberculosis en el mundo reciben el tratamiento adecuado. Por ello, la OMS pide que se realicen "mayores avances" en la mejora del acceso al diagnóstico y el tratamiento y en las intervenciones contra la tuberculosis y el VIH.

Según el director del Departamento para Frenar la Tuberculosis de la OMS, Mario Raviglione, "los descubrimientos de la publicación del Control Gobla de la Tuberculosis 2010 confirman que, cuando se aplican las buenas prácticas de la OMS, y con la adecuada cantidad de fondos y apoyos por parte de los gobiernos, podemos cambiar la situación de la epidemia de tuberculosis".

"Desde 1995, hemos visto mejoras considerables en la calidad de la atención a la tuberculosis y estas mejoras están teniendo un impacto positivo en algunos de los países más pobres. Desde 1995, 41 millones de personas se han curado y se han salvado 6 millones de vidas. Estos han sido los mayores éxitos alcanzados sin ninguna panacea", indica.

"Sin embargo, con 1,7 millones de muertes por tuberculosis en el último año --entre las que se incluyeron las de 380.000 mujeres, muchas de ellas madres-- estos éxitos son todavía muy frágiles", dice.

"Ningún gobierno está haciendo demasiado contra la tuberculosis. Los apoyos se están reduciendo. Si los gobiernos quieren acabar con la tuberculosis, deben aprovechar todas las oportunidades disponibles ahora y todas las oportunidades que vengan en el futuro", concluye.