Actualizado 30/06/2022 18:53

Cepillarse los dientes al menos dos veces al día y usar cepillos interdentales, claves para prevenir problemas dentales

Archivo - Dentista.
Archivo - Dentista. - M_A_Y_A/ISTOCK - Archivo

MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

La llegada del verano suele traer consigo cambios en las rutinas que pueden afectar a la salud bucodental. Durante esta estación se consumen con mayor frecuencia bebidas carbonatadas y helados, alimentos que están compuestos en su mayoría por azúcar, lo cual daña los dientes y prolifera la aparición de caries, problemas de encías o dientes sensibles.

Por ello, desde Sanitas, han recomendado cepillarse los dientes al menos dos veces al día y usar cepillos interdentales o hilo para prevenir patologías dentales.

"Los alimentos azucarados y ricos en grasas trans, al igual que no son recomendables para la salud general, tampoco lo son para la salud oral. La ingesta excesiva de azúcar tiene una relación directa en la aparición de caries, mientras que las dietas ricas en alimentos procesados con grasas trans pueden desencadenar enfermedades inflamatorias como la periodontitis", ha explicado la odontóloga de la Dirección Asistencial de Sanitas Dental, Manuela Escorial.

Para mantener un buen cuidado bucodental es especialmente importante en esta época y, por ello, Sanitas Dental ha elaborado un Ebook con consejos útiles para tener una sonrisa a punto para el verano. La compañía recomienda cepillarse durante al menos dos minutos. Lo ideal es realizarlo después de cada comida, sin olvidar la parte de la lengua y los espacios entre los dientes.

El tipo de cepillo también es importante, dependiendo de las patologías previas y del estado de la salud bucodental, cada persona necesita un cepillo distinto. Aunque existen cepillos de cerdas duras, aquellos de cerdas medias y suaves son los más recomendables para evitar daños en las encías, sobre todo para quienes ejercen demasiada presión en el cepillado.

Cuando se va de viaje suele ser muy útil disponer de un pequeño neceser con todos los elementos para poder utilizarlo en cualquier circunstancia.

Por otro lado, existen varios alimentos refrescantes y sabrosos recogidos también en el libro electrónico de Sanitas que ayudan a cuidar la salud bucal, como, por ejemplo, las manzanas; melón o sandía; pescados blancos; pimientos rojos; pipas de calabaza; quesos frescos; tés helados; y zanahorias.

Por último, los expertos han incidido en limitar al máximo posible las bebidas azucaradas, carbonatadas y alcohólicas y controlar el consumo de alimentos fríos para prevenir patologías dentales durante el verano.