Publicado 02/10/2020 07:29CET

Las células madre de la médula espinal pueden ayudar a reparar después de una lesión

Células madre
Células madre - CRTD - Archivo

   MADRID, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La lesión de la médula espinal a menudo conduce a un deterioro funcional permanente. En un nuevo estudio publicado en la revista 'Science,' investigadores del Instituto Karolinska, en Suecia, muestran que es posible estimular las células madre en la médula espinal del ratón para formar grandes cantidades de nuevos oligodendrocitos, células que son esenciales para la capacidad de las neuronas para transmitir señales y así ayudar a reparar la médula espinal después de una lesión.

   La médula espinal transmite señales desde el cerebro al resto del cuerpo y la lesión de la médula espinal a menudo conduce a un grado de parálisis, ya que algunas fibras nerviosas se seccionan y otras, aunque están intactas, funcionan de manera menos eficiente. Esta función deteriorada a menudo es causada por la pérdida de oligodendrocitos, un tipo de célula aislante que facilita la señalización neuronal.

   En muchos órganos, el tejido dañado puede ser reparado por células madre que crean los tipos de células que se han perdido. Hay células madre en la médula espinal adulta, pero estas dan lugar principalmente a células formadoras de cicatrices después de una lesión. El tejido cicatricial limita la extensión del daño pero no contribuye al reemplazo de las células perdidas.

   En el estudio, los investigadores caracterizaron cuidadosamente las células madre de la médula espinal a nivel genético en ratones y encontraron que el ADN de las células madre era receptivo a señales que estimulan la formación de nuevos oligodendrocitos.

   "Descubrimos que las células madre no estaban bloqueadas para formar tejido cicatricial y comprendimos cómo podíamos empujarlas en otra dirección para formar también células que contribuyan a la reparación", explica el primer autor del estudio, Enric Llorens-Bobadilla, investigador del Departamento de Células y Biología Molecular en el Instituto Karolinska.

   Al controlar qué genes se activaron en las células madre, los investigadores pudieron estimular una generación abundante de nuevos oligodendrocitos, lo que condujo a una mejor función de las fibras nerviosas en la médula espinal dañada.

   "Esto demuestra que es posible afectar las células madre en el sistema nervioso para que contribuyan más a la recuperación funcional --añade el investigador principal Jonas Frisén, profesor del Departamento de Biología Celular y Molecular del Instituto Karolinska--. Aunque los estudios se realizaron en ratones y no se pueden traducir directamente a los humanos, indican una estrategia conceptualmente nueva para estimular la reparación después de un daño en el sistema nervioso".

Contador