Publicado 18/02/2022 13:04

Cataluña.- Un estudio del Hospital Vall d'Hebron "abre la puerta" a la medicina personalizada en migraña

Archivo - Fachada del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona
Archivo - Fachada del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona - QUIM ROSER / QUIM ROSER - Archivo

Apuntan a que la medida de muestras en saliva son "más efectivas" que en sangre

BARCELONA, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un estudio del grupo de Cefalea y Dolor Neurológico del Vall d'Hebron Institut de Recerca (Vhir) ha medido los niveles del gen de la calcitonina (CGRP, en sus siglas en inglés) en saliva durante los ataques de migraña y ha observado que existen dos tipos de ataques, lo que "abre la puerta" a la medicina personalizada.

El estudio, publicado en la revista 'Cephalgia', ha observado que los ataques pueden aumentar el CGRP y otros que no aumenta, por lo que describir la migraña a nivel molecular y entender las diferencias entre individuos puede ayudar a establecer una clasificación y acerca hacia la medicina personalizada.

Durante un ataque de migraña se liberan varias sustancias que se relacionan con el dolor, y uno de ellas es el péptido relacionado con el CGRP.

La migraña es una enfermedad muy prevalente, que afecta más frecuentemente a mujeres, para la que no existen biomarcadores que puedan ser utilizados para el diagnóstico de la enfermedad o para la predicción de la eficacia del tratamiento.

Con el objetivo de entender sus mecanismos biológicos y buscar biomarcadores, el trabajo de Vall d'Hebron ha estudiado los niveles de la proteína CGRP.

"Se han analizado en muestras de saliva, ya que su obtención no es invasiva y se puede conseguir de forma repetida fácilmente" --hasta ahora era habitual medirla en sangre-- y permite hacer una monitorización, ha dicho la jefa de Sección del Servicio de Neurología del Hospital Vall d'Hebron y jefa del grupo de Cefalea y Dolor Neurológico del Vhir, Patrícia Pozo.

En el estudio participaron 22 mujeres con migraña esporádica y 22 sin dolor de cabeza, y el primer día se tomaba una muestra de sangre y, durante el resto del mes, las participantes tenían que tomar muestras de saliva cada mañana.

En caso de sufrir un ataque de migraña, también tenían que tomar una muestra de saliva en tres momentos: al inicio del ataque, dos horas y ocho horas después, y en total se pudieron estudiar 49 ataques de migraña.

Los investigadores compararon los niveles de CGRP entre las mujeres control y las que tenían migraña esporádica, y se tuvieron en cuenta las medidas en días que no tuvieron dolor de cabeza.

Los resultados mostraron que, pese a haber grandes diferencias entre personas, de media, los niveles de proteína eran casi el doble en las personas con migraña, unas diferencias que no se observaban en plasma.

Los investigadores han defendido que los niveles en saliva son una muestra de la activación del sistema trigeminovascular y de la inflamación local en la región de la cabeza, y apunta que la medida en la saliva, cerca de la región donde se libera CGRP durante la migraña, sería "más efectiva" que en sangre.

Los cambios en los niveles de CGRP durante el ataque de migraña no se veían claramente en todos los ataques: los investigadores identificaron que sucedía en el 79,6% de los ataques, que se consideran dependientes de CGRP, y en cambio un 20,4% no dependían de esta proteína.

Teniendo en cuenta los ataques de una misma paciente, 13 de las 22 pacientes solo tenían ataques dependientes de CGRP, tres solo tenían ataques no dependientes de este péptido y seis de ellas presentaban ambos tipos de ataques.

Además, en función de si el ataque era dependiente o no de CGRP, acostumbran a aparecer algunos síntomas asociados determinados: además del dolor, en aquellos dependientes de CGRP había síntomas más clásicos de la migraña, como la fotofobia y fonofobia, mientras que en los no dependientes se asociaban más a mareos.