Cataluña.-Ecologistas critican un estudio de las nucleares por ocultar su impacto en la salud

Actualizado 20/07/2010 15:01:57 CET

BARCELONA, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Coordinadora Anticementerio Nuclear (CANC) ha criticado un estudio epidemiológico realizada por el Instituto de Salud Carlos III (ISC III) y el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) por intentar "ocultar" la incidencia real de las instalaciones radioactivas en la salud de la población que reside en su entorno.

En un comunicado, la CANC ha señalado que el área de estudio abarca 30 kilómetros de radio en torno a las centrales nucleares, diluyendo su posible efecto en las poblaciones más cercanas a las instalaciones.

Otro estudio, del epidemiólogo de la Universidad de Alcalá de Henares A. Silva-Mato, analiza círculos concéntricos de 10, 20 y 30 kilómetros en torno a las centrales de Trillo y Zorita, y constata que en el área más próxima la incidencia de tumores aumenta un 46 por ciento, cifra que se reduce a medida que aumenta la distancia. "Hay una asociación entre la proximidad de la residencia a Trillo y el riesgo de cáncer", concluye.

La metodología del estudio del CSN tampoco es la adecuada, puesto que se basa en estadísticas de certificados de defunción en lugar de en casos de incidencia de tumores, tal como indica el médico epidemiólogo Eduard Rodríguez, miembro del Comité Científico de la Unión Europea sobre nuevos riesgos para la salud y profesor del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona, del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

La supervivencia a cánceres y linfomas es "infinitamente superior hoy que en los años setenta", señala Rodríguez, quien remarca que el uso de los certificados de defunción "tan sólo lleva a conclusiones equivocadas y que tienden a considerar como inocuas las instalaciones nucleares".

Asimismo, el estudio se basa en "dosis estimadas" de la Red de Vigilancia Radiológica, que según recuerda la CANC no detectó una fuga "importante" de partículas radioactivas de Ascó I en noviembre de 2007 y marzo de 2008. "¿Como se pueden dar resultados fiables con una red así?", se pregunta la entidad.

A su juicio, el objetivo del informe es dar argumentos para la renovación de las licencias a las centrales nucleares del Estado, como Ascó I y II y Vandellós II, que el año pasado sufrieron más del 60 por ciento de los sucesos notificables, así como apoyar la "imposición" de la cementerio nuclear a Ascó.