Publicado 18/08/2020 16:41:39 +02:00CET

Los casos leves de COVID-19 podrían producir una fuerte respuesta de las células T

Covid-19, nuevo coronavirus
Covid-19, nuevo coronavirus - CLINICA MARGEN - Archivo

MADRID, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los casos leves de COVID-19 pueden desencadenar respuestas robustas de las células T de memoria, incluso en ausencia de respuestas detectables de anticuerpos específicos del virus, según un estudio publicado en la revista 'Cell'.

Los autores dicen que las respuestas de las células T de memoria generadas por la exposición natural o la infección con el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, pueden ser un componente inmunológico significativo para prevenir episodios recurrentes de enfermedades graves.

"En ausencia de una vacuna protectora, es fundamental determinar si las personas expuestas o infectadas, especialmente las que tienen formas asintomáticas o muy leves de la enfermedad que probablemente actúen inadvertidamente como los principales transmisores, desarrollan sólidas respuestas inmunitarias de adaptación contra el SARS-CoV-2", argumenta el líder de la investigación, Marcus Buggert, del Karolinska Institutet (Suecia).

Hasta la fecha, hay pruebas limitadas de reinfección en humanos con el COVID-19 previamente documentado. La mayoría de los estudios sobre la protección inmune contra el SARS-CoV-2 en los seres humanos se han centrado en la inducción de anticuerpos neutralizantes. Pero las respuestas de los anticuerpos tienden a disminuir y no son detectables en todos los pacientes, especialmente en aquellos con formas menos severas de COVID-19.

Las investigaciones en ratones han demostrado que las respuestas de las células T de memoria inducidas por vacunas, que pueden persistir durante muchos años, protegen contra el virus relacionado con el SARS-CoV-1, incluso en ausencia de anticuerpos detectables. Hasta ahora no estaba claro cómo se relacionan las respuestas de las células T específicas del SARS-CoV-2 con las respuestas de los anticuerpos o con el curso clínico de COVID-19 en los seres humanos.

Para abordar esta laguna de conocimiento, Buggert y sus colaboradores evaluaron las respuestas de las células T y los anticuerpos específicos del SARS-CoV-2 en más de 200 individuos de Suecia en todo el espectro de exposición, infección y enfermedad. Durante la fase aguda de la infección, las respuestas de las células T se asociaron con varios marcadores clínicos de la gravedad de la enfermedad. Tras la recuperación de COVID-19, se detectaron respuestas de las células T de memoria específicas del SARS-CoV-2.

Las respuestas más fuertes de las células T estaban presentes en los individuos que se recuperaron de COVID-19 severo. Mientras tanto, se observaron respuestas progresivamente más bajas de las células T en individuos que se recuperaron de COVID-19 muy leve, y en miembros de la familia expuestos al virus.

De acuerdo con las expectativas, los 23 individuos que se recuperaron de COVID-19 severo desarrollaron respuestas tanto de anticuerpos específicos contra el SARS-CoV-2 como de células T. Pero sorprendentemente, las respuestas de las células T de memoria específicas del SARS-CoV-2 se detectaron meses después de la infección en los miembros de la familia expuestos y en la mayoría de los individuos con un historial de COVID-19 muy leve, a veces en ausencia de anticuerpos específicos del SARS-CoV-2.

Entre los 28 familiares expuestos, sólo 17 (unos pocos más de la mitad) tuvieron respuestas de anticuerpos detectables, mientras que casi todos (26/28) mostraron respuestas de células T. Entre los 31 individuos que se recuperaron de un COVID-19 leve, casi todos tuvieron respuestas detectables de anticuerpos (27/31) y desarrollaron respuestas de células T (30/31).

"Nuestros hallazgos sugieren que la dependencia de las respuestas de los anticuerpos puede subestimar el alcance de la inmunidad a nivel de la población contra el SARS-CoV-2. El siguiente paso obvio es determinar si las respuestas robustas de las células T de memoria en ausencia de anticuerpos detectables pueden proteger contra el COVID-19 a largo plazo", concluye Buggert.