Casi una tercera parte de los pacientes con Parkinson sufre insomnio

Parkinson
TWITTER
Publicado 07/11/2018 18:34:06CET

MADRID, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

Casi una tercera parte de los pacientes con enfermedad de Parkinson sufre insomnio, siendo aún más frecuentes otras alteraciones del sueño como pueden ser despertares frecuentes, necesidad de orinar más durante la noche, sueños vividos o pesadillas, según afirma la doctora Pilar Sanz Cartagena, neuróloga de la Unidad de Trastornos del Movimiento del Hospital de Mataró.

La especialista ha participado en la jornada 'Parkinson i els trastorns', organizada por la Fundación Hospital Sant Jaume i Santa Magdalena de Mataró, la Asociación Parkinson Maresme y la compañía biofarmacéutica AbbVie, con el objetivo de generar mayor conocimiento en torno a los síntomas que presenta dicha patología y, más concretamente, dar visibilidad a los síntomas menos conocidos, como son los trastornos del sueño.

"Los trastornos del sueño forman parte de los síntomas más frecuentes de la enfermedad de Parkinson y suelen ser inadecuadamente valorados y manejados por el desconocimiento de la relación entre el síntoma y la enfermedad, lo que justifica que se informe menos al médico especialista", apunta la doctora.

Pilar Sanz señala que algunos de los síntomas, como los gritos durante la noche, pueden empezar "años antes" de los síntomas motores, y otros asociarse más a la progresión, como son la dificultad para moverse en la cama o la depresión. "A todo ello se suma que esta falta de un adecuado reposo nocturno empeora la percepción de calidad de vida, el estado de ánimo, la fatiga o la situación motora durante el día", añade.

Para el abordaje de estos síntomas, detalla que el tratamiento dependerá de la causa que está alterando el sueño. "Podrá disminuirse la medicación para el Parkinson, añadir medicamentos para inducir el sueño, cambiar hábitos de comida, bebida, o incluso de actividad física. En alguna ocasión se podrá justificar incluso el uso de tratamientos para Parkinson más complejos", concluye la neuróloga de la Unidad de Trastornos del Movimiento del Hospital de Mataró.

Contador