Publicado 27/05/2021 13:16CET

Casi el 40% de los fumadores no permitiría fumar en las terrazas por el riesgo de contagio de Covid-19

Archivo - Una persona fuma en la terraza de un bar durante el primer día de la prohibición de realizarlo en la vía pública en Andalucía si no existe una distancia de dos metros de separación con otras personas para evitar contagios de Covid-19.
Archivo - Una persona fuma en la terraza de un bar durante el primer día de la prohibición de realizarlo en la vía pública en Andalucía si no existe una distancia de dos metros de separación con otras personas para evitar contagios de Covid-19. - María José López - Europa Press - Archivo

MADRID, 27 May. (EUROPA PRESS) -

Casi el 40 por ciento (38,2%) de los fumadores no permitiría fumar en las terrazas ante la evidencia de que la Covid-19 se transmite por los aerosoles, según los datos de la encuesta anual sobre tabaquismo Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc), publicados en el marco de la Semana Sin Humo 2021, y que en esta edición ha contado con la participación de 5.426 personas.

A pesar de ser un porcentaje alto, este dista mucho del 83,4 por ciento de los no fumadores y del 76,2 por ciento de los ex fumadores que lo prohibirían. "En una terraza, las personas y los objetos del entorno de una persona fumadora quedan expuestas a las gotas y aerosoles exhalados por esta dado que al exhalar el humo se expulsan los aerosoles a más velocidad que hablar", explica el coordinador de la Semana Sin Humo 2021, Emilio Salguero.

"Debemos considerar también que, durante el consumo de tabaco o cigarrillos electrónicos, la ausencia de mascarilla aumenta muy notablemente el riesgo y a esto se suma el gesto reiterado de llevarse la mano a la boca, pues un fumador de una cajetilla de cigarrillos lo hace más de 300 veces al día", ha comentado Salguero durante la presentación del estudio, recordando que el tabaquismo sigue siendo la primera causa de enfermedad y muerte prevenible.

Por todo ello, el Grupo de Abordaje al Tabaquismo de la Semfyc, se reafirma en lo solicitado al Ministerio de Sanidad en febrero. "Nos posicionamos a favor de una hostelería sin humo, incluyendo terrazas y zonas compartidas de cualquier naturaleza dentro de ese sector", abunda Salguero.

EL 52% POR CIENTO DE LOS FUMADORES, EXPUESTOS AL HUMO EN TERRAZAS

Curiosamente, los fumadores (en concreto, el 52%) sí tienen la percepción de estar expuestos al humo ambiental en las terrazas. Este porcentaje sube, lógicamente, hasta el 83,1 por ciento en los no fumadores; y al 71,5 por ciento en los exfumadores.

En general, cuando las personas son preguntadas sobre si, de algún modo o en algún lugar, se sienten expuestas al humo ambiental del tabaco, el 83,6 por ciento responden afirmativamente. Esta cifra se eleva al 89 por ciento, en el caso de los no fumadores y se queda en el 80,1 por ciento con los exfumadores. En lo referido a las personas que fuman, son un 75,5 por ciento los que dicen sentirse expuestos. Además de las terrazas, ya señaladas, los espacios de exposición al humo ambiental considerados han sido bares y restaurantes, el hogar, el coche y el trabajo.

Por orden de sensación de exposición, los no fumadores se sienten expuestos al humo del tabaco en terrazas (83,1%), en bares y restaurantes (40,4%) y en el trabajo (8,6%); los exfumadores perciben mayor exposición también en terrazas (71,5%), en bares y restaurantes (27,8%) y en casa (6,5%); y los fumadores perciben mayor exposición al tabaco en terrazas (52%), en casa (31,2%) y en bares y restaurantes (19,4%).

MÁS FUMADORES A FAVOR DE PROHIBIR FUMAR EN COCHES CON NIÑOS

Asimismo, la prohibición de fumar en el coche con niños en su interior estaría bien visto por la mayor parte de los encuestados, tanto si son fumadores (74,6%) como si son exfumadores (70,1%) o no fumadores (70%). "Es especialmente llamativo que el porcentaje de personas fumadoras, frente a no fumadores y exfumadores, que se muestra favorable a hacer más restrictiva la restricción del consumo en coches particulares", señala Salguero.

La discrepancia entre estos sectores de población aumenta si se refiere a prohibir fumar en lugares públicos como parques (el 76,2% de los no fumadores está a favor de esta restricción, frente al 28,7% de los fumadores) o en playas, donde el 75 por ciento de los no fumadores se muestra a favor de esta prohibición, frente al 25,9 por ciento de los fumadores.

Respecto a la prohibición de fumar en la calle, los porcentajes de aceptación de esta medida es notablemente menor. El 72,7 por ciento de los no fumadores lo apoyaría, frente al 63,9 por ciento de los ex fumadores; y el poco más del 30 por ciento (31,1%) de quienes siguen fumando.

DISTINTA PERSPECTIVA EN LAS MEDIDAS PARA ATAJAR EL TABAQUISMO

Llama la atención de los resultados de la encuesta que, para la mayoría de los fumadores (58,4%), la medida que recomendaría para reducir el consumo de tabaco sería un aumento de las campañas de sensibilización; seguida de la financiación de tratamientos contra el tabaquismo, con un 45,6 por ciento de aceptación de esta medida. Para los no fumadores y los exfumadores, sin embargo, la reducción de espacios donde se permita fumar es la clave para abandonar el tabaquismo, con porcentajes del 81,3 por ciento y del 72,5 por ciento, respectivamente.

Estos dos colectivos también creen que serían una buena medida para dejar de fumar las campañas de sensibilización, con apoyos del 70,8 por ciento y del 73,8 por ciento; seguido del aumento del precio del tabaco (64,6% de los no fumadores y 53,2% de los exfumadores) y de la eliminación de la publicidad encubierta, que contaría con un 62,2 por ciento de apoyo de los no fumadores; y un 58 por ciento de los exfumadores.

Así, la Semfyc pone en marcha anualmente la Semana Sin Humo para mostrar a las administraciones públicas el clima social favorable a regular más estrictamente los aspectos relacionados con el consumo de tabaco y productos derivados, sensibilizar a la sociedad y a las administraciones sobre los riesgos del consumo, informar a los fumadores de los beneficios que tiene para su salud y su calidad de vida el abandono del tabaco y motivar y movilizar a todos los profesionales sanitarios para que realicen intervenciones preventivas y terapéuticas sobre todas las personas que fuman. "Lo realmente grave es que en 2021 el tabaco siga siendo un problema social con la enorme cantidad de evidencia que hay", señala el presidente de la Semfyc, Salvador Tranche.

Así, Tranche ha mencionado las graves implicaciones que tiene el tabaco, contextualizando las muertes que provoca el tabaco en España con las provocadas por la COVID-19 en un año. "Se calcula que anualmente perdemos a 52.000 personas por muertes prematuras relacionadas con el consumo de tabaco; pues bien, la pandemia se ha llevado casi 79.620 (cifra de este fin de semana)". Con estos datos sobre la mesa, Tranche concluye que, de media, cada uno de los 32.000 médicos y médicas de familia de este país ha perdido unos 3 pacientes en un año, mientras que el tabaquismo hace décadas que se lleva a 2 pacientes. "Lamentablemente, el tabaquismo se ha convertido en la peor pandemia silenciosa", ha sentenciado el presidente de la sociedad científica durante la rueda de prensa de presentación de la encuesta.

Contador