La cardiopatía es la patología congénita de mayor incidencia en España

Actualizado 26/08/2015 12:01:46 CET

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La cardiopatía es la patología congénita de mayor incidencia en España y afecta a ocho de cada mil niños nacidos, lo que supone unos 4.000 nuevos casos al año, según han informado diversos expertos durante las XI Jornadas sobre Cardiopatías Congénitas, organizada por la Fundación Menudos Corazones.

  CARDIOPATÍA ISQUÉMICA

   "Actualmente, el 85 por ciento de los niños con cardiopatías congénitas llega a la edad adulta. Esta realidad plantea nuevas necesidades y demandas sociales a las que Menudos Corazones intenta dar respuesta. De ahí que el título de nuestras jornadas, 'Abriendo Caminos', responda al camino iniciado conjuntamente por la fundación y por los propios jóvenes con cardiopatías a través de la realización de proyectos dirigidos a estos pacientes, en consonancia con su evolución y sus demandas actuales", ha comentado la presidenta de la organización, María Escudero.

   Asimismo, el director general de Abbvie, Felipe Pastrana, ha destacado la necesidad de que los diferentes agentes que intervienen en el sector sanitario colaboren "estrechamente" con el fin de mejorar la calidad de vida del paciente, su familia y su entorno.

LARGAS HOSPITALIZACIONES

   Y es que, aunque la mayoría de las cardiopatías son leves y solo requieren revisiones cardiológicas periódicas, las cardiopatías más graves requieren sucesivas intervenciones acompañadas de largas hospitalizaciones, así como revisiones periódicas, que se prolongan en ocasiones durante toda la vida. De hecho, el 70 por ciento de los bebés es operado antes de cumplir un año y de ellos, el 80 por ciento en los tres primeros meses de vida.

   Además, las intervenciones conllevan largos ingresos de una media de un mes en las Unidades de Cuidados Intensivos Pediátricos, de Neonatología y la planta de Cardiología. "Los padres de estos bebés se enfrentan a momentos de gran intensidad emocional, un enorme estrés y un considerable gasto económico, teniendo en cuenta además que las largas hospitalizaciones repercuten en el desarrollo físico, motor, afectivo y cognitivo de los niños", ha explicado Escudero.

   Asimismo, prosigue, la vida diaria de cada niño, adolescente o adulto se ve afectada dependiendo del tipo de cardiopatía que presente, así por ejemplo, a lo largo de su vida afrontarán problemas estéticos por las cicatrices hipertróficas, dificultades escolares debido al absentismo por las hospitalizaciones y durante la etapa adulta pueden surgir problemas para acceder a un empleo y pueden surgir conflictos familiares y personales.