Actualizado 20/08/2010 14:52

Cantabria- Jóvenes de Santader en situación de riesgo social participan en proyectos de prevención de drogodependencias

SANTANDER, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un total de 52 menores de la ciudad han participado en dos proyectos de prevención de drogodependencias organizados y coordinados por el Ayuntamiento de Santander, a través de la Concejalía de Familia, Bienestar Social e Igualdad.

En un comunicado, la concejala Isabel Gómez Barreda ha explicado que se trata de los proyectos Roblón y Albura, en ambos casos dirigidos a menores que presentan indicadores de riesgo social, con los objetivos de prevenir el fracaso escolar y fomentar una utilización saludable del tiempo libre.

Las actuaciones que se promueven están enfocadas a mejorar la autoestima, desarrollar habilidades sociales y fomentar la capacidad asertiva en las relaciones que ayuden a tomar decisiones claras.

"Realizamos proyectos que permitan a los chicos responder a sus necesidades, desarrollando alternativas al consumo de drogas y dándoles oportunidad de participar en decisiones que afectan a su vida", ha señalado la concejala, quien ha valorado muy positivamente los resultados obtenidos en ambos proyectos, que anunció se volverán a celebrar durante el próximo curso escolar 2010-2011.

PROYECTO "ALBURA"

Es un proyecto de prevención de conductas de riesgo social a través del apoyo educativo y la promoción personal mediante la realización de actividades de ocio y tiempo libre. El proyecto atendió a un grupo de 17 niños con edades de entre 6 y 12 años.

Las actividades que se desarrollaron fueron de apoyo educativo, deportivas, de ocio y tiempo libre, lúdicas; también se desarrolló una escuela de padres.

Las actividades fueron dirigidas por dos monitores especializados y coordinadas por el equipo de atención primaria de la Unidad de Trabajo Social de General Dávila e impartidas en el Centro Cívico Meteorológico.

PROYECTO "EL ROBLÓN"

Este proyecto tuvo como objetivo favorecer el adecuado desarrollo personal, a través de aprendizajes e interacciones entre iguales en un clima de convivencia y que a la vez posibilitara una integración social de los jóvenes en la comunidad, previniendo conductas de riesgo.

Se destinó a jóvenes de 8 a 14 años y se desarrollo de octubre a junio de martes a viernes en horario de 17.00 a 19.00 horas. El grupo lo formó 35 jóvenes.

El programa consistió en apoyo escolar y fomento del hábito de estudio (deberoteca) y actividades de ocio como conocimiento del entorno, expresión artística, juegos, etc.

Se desarrolló en las instalaciones del nuevo Centro Cívico Municipal de Nueva Montaña y fue gestionado por dos monitores de tiempo libre. La coordinación del proyecto fue realizada por el equipo de atención primaria de la Unidad de Trabajo Social de Peñacastillo.