Publicado 09/12/2015 12:14CET

El cáncer gástrico, un "problema sanitario de primer orden"

Quimioterapia
FLICKR PHIL AND PAM GRADWELL

   MADRID, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

   En los últimos años se han logrado diversos avances en el tratamiento del cáncer gástrico pero sigue siendo uno de los tumores más frecuentes y con riesgo elevado de recaídas, según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), ya que solo un 25 por ciento de los pacientes sigue libre de enfermedad después de 5 años del diagnóstico y el tratamiento.

   "Es un problema sanitario de primer orden", denuncian los oncólogos en el marco de su campaña de comunicación 'En Oncología cada avance se escribe con mayúsculas', que en diciembre se centra en este tumor que representa la quinta causa de muerte por cáncer en el hombre y la sexta en la mujer, con más de 56.000 fallecimientos anuales en Europa.

   En las últimas décadas se ha producido una disminución en su incidencia en países occidentales, aunque con un incremento relativo en la frecuencia de los adenocarcinomas localizados en el cardias y la unión esofagogástrica.

   Los pacientes que debutan con estadios precoces se tratan con cirugía curativa y suelen recibir quimioterapia perioperatoria o bien quimiorradioterapia adyuvante pero "muchos de ellos recaen", según la SEOM.

   Y cuando la enfermedad se detecta en estadio localmente avanzado o metastásico (lo que ocurre en dos terceras partes), el pronóstico es desfavorable, con medianas de supervivencia en torno a los 12 meses. En estos casos el objetivo del tratamiento es principalmente paliativo, aunque en la última década se han producido avances para "mejorar el pronóstico en todos los estadios y vislumbrar un aumento de la supervivencia en el futuro".

   A principios del año 2000, por medio de metaanálisis de estudios aleatorizados, se confirmó que la poliquimioterapia es superior al empleo de agentes únicos en términos de respuestas y supervivencia, a expensas de un aumento de la toxicidad.

PAUTAS DE TRATAMIENTO

   El esquema de referencia desde entonces es la combinación de cisplatino y 5-fluorouracilo en infusión continua, aunque estudios posteriores han demostrado que ambos fármacos pueden ser sustituidos por agentes menos tóxicos, oxaliplatino y capecitabina, respectivamente (2008).

   Además, la quimiorradioterapia adyuvante (5FU-LV en esquema de Macdonald, 2001) y la quimioterapia perioperatoria (ECF en esquema MAGIC, 2006) reducen el riesgo de recidiva y mejoran la supervivencia tras la resección quirúrgica en estadios localizados.

   La adición de trastuzumab, primer anticuerpo monoclonal aprobado en esta patología que Roche comercializa como 'Herceptin', en pacientes con sobreexpresión de HER2 (HER2+++ o FISH+) mejora significativamente los resultados de la quimioterapia (cisplatino y fluoropirimidinas) en enfermedad avanzada. Por ello, debe determinarse la sobreexpresión de HER2 en todos los pacientes con cáncer gástrico avanzado (2010).

   La quimioterapia de segunda línea (con taxanos o irinotecán) es activa y mejora la supervivencia en pacientes seleccionados (2011). Además, ramucirumab es un fármaco antiangiogénico (antagonista del VEGFR-2) que se ha aprobado recientemente en esta enfermedad. Cuando se emplea sólo o asociado a la quimioterapia (paclitaxel) aumenta la supervivencia en el tratamiento de segunda línea (2014).