Canarias tiene una de las tasas más bajas en el uso de bombas de insulina en pacientes con diabetes con un 2%

Actualizado 06/10/2014 19:04:01 CET

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

Canarias tiene una de las tasas más bajas en el uso de bombas de insulina en pacientes con diabetes con un 2%, según informó la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE) en un comunicado.

Así, el archipiélago ocupa el tercer puesto por la cola entre las comunidades españolas en el uso de las bombas de insulina como tratamiento para los pacientes con diabetes, según refleja el estudio FENIN 2012 que pone de relieve las diferencias entre las distintas Comunidades Autónomas.

El archipiélago ocupa uno de los últimos puestos en el ranking nacional, junto a Baleares y País Vasco que cierran la clasificación no superando el 2% de penetración en este tipo de tratamiento.

Por su parte, en el área de pediatría, frente a la recomendación de la Agencia de Evaluación de Tecnología Médica británica NICE, un 50% de los niños menores de 12 años con diabetes tipo 1 deberían estar con terapia con bomba. Para España se estima un 3%, que contrasta muy desfavorablemente con países como Noruega (59%), Eslovenia (75%) y Alemania (45%).

En este sentido, los beneficios de la terapia con bomba de insulina en pacientes en edad pediátrica son claros: mejora el control de la diabetes tipo 1 y reduce hasta en 4 veces el riesgo de sufrir hipoglucemias, un problema serio en el caso de los niños, sobre todo por las noches.

Además, el uso de la bomba de insulina consigue reducir los eventos hipoglucémicos hasta un 53% al año en niños con diabetes tipo 1. La hipoglucemia es bastante frecuente entre los pacientes con diabetes: un tercio de los mismos sufren estos capítulos mientras duermen, y es uno de los aspectos más temidos a lo largo de su vida ya que puede causar pérdida de conciencia, convulsiones, coma, etc.

Asimismo, el uso de la bomba de insulina en pacientes pediátricos supone una reducción significativa del número de pinchazos; con este tratamiento sólo hay que cambiar el equipo de infusión cada dos o tres días, pasando así de una media de 5 inyecciones diarias a una cada tres días. Es decir, se pasa de 150 mensuales a 10.