La campaña '#CambiaTuRutinaEnDiabetes' se propone concienciar sobre la importancia de los hábitos en esta enfermedad

Prueba de diabetes
CSIC
Publicado 16/10/2018 13:28:36CET

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

La farmacéutica Lilly ha puesto en marcha una nueva campaña llamada '#CambiaTuRutinaEnDiabetes' que busca concienciar sobre la importancia de cumplir ciertos hábitos diarios en el control y la prevención de esta enfermedad, ya que, como ha destacado el director médico de la compañía, Jesús Reviriego, "todos tenemos integradas en nuestro día a día rutinas que repetimos sin cuestionarlas, aunque no sean las mejores para nuestra salud. En diabetes también ocurre y mediante esta campaña, queremos hacerlas visibles y concienciar sobre sus consecuencias".

Según ha expresado el médico de Atención Primaria del EAP Raval de Barcelona, Josep Franch: "menos de un 50 por ciento de los pacientes con diabetes tipo 2 cumplen los objetivos recomendados de control glucémico lo que, con el tiempo, puede acarrear graves complicaciones crónicas. Tras esta situación, encontramos la influencia de altas tasas de inercia terapéutica". En este sentido, otro de los objetivos de '#CambiaTuRutinaEnDiabetes' es que tanto el paciente como el profesional sanitario se planteen hasta qué punto no alterar una rutina de tratamiento puede estar influyendo en un peor control de la enfermedad.

La investigación revela que el 66 por ciento de la población española reconoce tener costumbres que le cuesta mucho cambiar y que el 33 por ciento no logra mantener las rutinas que se propone; este estudio ha sido realizado a partir de las respuestas de 2.003 personas de entre 18 y 64 años de todas las comunidades autónomas, a través de las que se han analizado las conductas que más repiten los españoles, así como sus propósitos en aspectos como la alimentación, el ejercicio físico, el sueño, el uso de la tecnología o la salud en general.

DATOS DEL ESTUDIO

Los resultados han arrojado un contraste entre las metas marcadas por los españoles y las rutinas que aseguran tener en su vida diaria. Así, por un lado, un 65,6 por ciento de los españoles dice hacerse el firme propósito de practicar ejercicio de forma habitual y un 46,8 por ciento el de dormir más horas, mientras que, por otro lado, un 43,5 por ciento afirma que apenas hace ejercicio y un 46,7 por ciento que duerme menos de las horas recomendadas (7-9 horas).

En el caso de la alimentación, hasta un 73,9 por ciento hace suyo el propósito de seguir una dieta saludable en su día a día. Dato que choca con algunas de las costumbres
reconocidas durante la encuesta, como el de incorporar habitualmente dulces en el postre (24,4 por ciento de los encuestados) no calcular las cantidades (79'3 por ciento), no realizar las cinco comidas recomendadas al día (59,9 por ciento) o no incorporar verdura en su menú diario (37 por ciento).

Otro mal hábito es no desayunar, los datos revelan que un 14,4 por ciento de la población se incluye en este grupo, cifra que aumenta hasta el 21,4 por ciento entre los jóvenes de 18 a 24 años. Además, desayunar rápidamente es otra mala tendencia, un 58 ciento asegura dedicarle entre 5 y 10 minutos mientras que un 26,8 por ciento afirma que solo desayuna café o algo líquido.

En cuanto al ejercicio físico, son casi la mitad (46,1 por ciento de los encuestados) los que aseguran optar por el ascensor en lugar de subir escaleras. Asimismo, se acercan también al 50 ciento los encuestados que declaran pasar más de un tercio del día sentados y los que afirman no hacer pausas activas cuando permanecen muchas horas pegados a la silla (45,3 por ciento y 43,5 por ciento, respectivamente).

En cuanto a los hábitos relacionados con el uso de la tecnología, los resultados de la encuesta
reflejan que el móvil irrumpe con fuerza en la rutina del sueño de los españoles. Un 68,3 por ciento
asegura dormir con su smartphone en la mesita de noche, cifra que sube hasta un 87,7 por ciento entre los jóvenes de 25 a 34 años; un 56 por ciento lo consulta nada más levantarse y un 57,4 por ciento, justo antes de acostarse.

Contador