Publicado 23/05/2022 13:52

Ni los cambios de estilo de vida ni los medicamentos contra la diabetes tipo 2 reducen las enfermedades cardiovasculares

Una dieta sana ayuda a combatir la propagación de la diabetes tipo 2.
Una dieta sana ayuda a combatir la propagación de la diabetes tipo 2. - UNICEF

MADRID, 23 May. (EUROPA PRESS) -

Un programa de intervención en el estilo de vida consistente en aumentar la actividad física, comer de forma saludable y tratar de perder un 7 por ciento de peso o más, o tomar la medicación metformina, son eficaces a largo plazo para retrasar o prevenir la diabetes de tipo 2 en adultos con prediabetes.

Sin embargo, ninguno de los dos enfoques redujo el riesgo de enfermedad cardiovascular de los participantes a lo largo de los 21 años de duración del esutido multicéntrico Diabetes Prevention Program Outcomes Study (DPPOS, por sus siglas en inglés), cuyos resultados se han publicado este lunes en la revista 'Circulation', editada por la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés).

La diabetes de tipo 2 (DT2) es la forma más común de diabetes y la enfermedad cardiovascular (ECV) es la principal causa de muerte y discapacidad entre las personas con DT2. La diabetes de tipo 2 se produce cuando el organismo es incapaz de utilizar eficazmente la insulina que fabrica y el páncreas no puede producir cantidades suficientes de insulina.

Los adultos con DT2 tienen el doble de probabilidades de morir a causa de una ECV (incluidos el infarto de miocardio, el ictus o la insuficiencia cardíaca) en comparación con los que no tienen DT2. Las personas con DT2 suelen tener otros factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, como sobrepeso u obesidad, hipertensión arterial o colesterol alto.

Los participantes en el estudio fueron seleccionados y aceptados en función de estos criterios: inicialmente, una lectura de glucosa a las 2 horas de 140-199 mg/dL en una prueba de tolerancia a la glucosa oral; niveles de glucosa en ayunas de 95-125 mg/dL; y un índice de masa corporal de 24 kg/m2 o superior.

Un grupo racialmente diverso de 3.234 adultos fue estudiado en el DPP original durante casi tres años. La edad media de los participantes era de 51 años y casi el 70 por ciento eran mujeres. Las personas del grupo de intervención intensiva sobre el estilo de vida (mejora nutricional y actividad física con el objetivo de lograr una pérdida de peso del 7%) redujeron la incidencia de desarrollar DT2 en un 58 por ciento, y los participantes que tomaron dosis de metformina dos veces al día tuvieron una incidencia reducida del 31 por ciento para DT2, en comparación con las personas del grupo de placebo que recibieron la atención estándar, que incluía información sobre el tratamiento eficaz y la gestión de DT2 en el momento del diagnóstico.

El DPPOS comenzó en 2002 y estuvo abierto a todos los participantes del ensayo original del DPP. El DPPOS incluyó a casi el 90 por cientode los participantes del estudio original durante 25 años de seguimiento para evaluar el impacto a largo plazo de las intervenciones en el desarrollo de la DT2 y sus complicaciones.

Debido al éxito de la intervención sobre el estilo de vida, a todos los participantes en el estudio se les ofreció inscribirse en la intervención sobre el estilo de vida mediante un formato de grupo durante un período puente de un año.

El grupo que tomó metformina en el ensayo original del DPP pudo seguir tomando la medicación durante el DPPOS, y eran conscientes de que estaban tomando metformina y no el placebo.

El DPPOS evaluó los resultados de las enfermedades cardiovasculares con el fin de determinar los efectos de las intervenciones sobre el estilo de vida y la metformina en el riesgo de los participantes de sufrir un infarto de miocardio no mortal, un accidente cerebrovascular o la muerte debida a un suceso cardiovascular, comparando los resultados de cada grupo de intervención con el grupo de placebo.

A lo largo de todo el estudio, los participantes fueron examinados anualmente con pruebas de electrocardiograma; medidas de sus factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, incluidos el tabaquismo, los niveles de colesterol y los niveles de presión arterial; y mediciones del índice de masa corporal.

Tras una media de 21 años de seguimiento, los investigadores no hallaron diferencias significativas en la incidencia de infartos de miocardio, ictus o muerte cardiovascular entre los tres grupos de intervención.

En concreto, el análisis descubrió que hubo una reducción o retraso continuado en el desarrollo de la DT2 durante hasta 15 años. El número de ataques cardíacos no mortales en cada grupo fue similar: 35 ataques cardíacos en el grupo de intervención sobre el estilo de vida, 46 en el grupo de metformina y 43 en el grupo de placebo.

También se encontraron similitudes en el número de accidentes cerebrovasculares no mortales: 39 incidencias de accidentes cerebrovasculares en el grupo de intervención sobre el estilo de vida; 16 en el grupo de sólo metformina; y 28 en el grupo de placebo.

El número de muertes por causas cardiovasculares fue bajo: 37 muertes entre los participantes de la intervención sobre el estilo de vida; 39 en el grupo de metformina; y 27 en los participantes que tomaron el placebo durante el ensayo original del DPP.

"El hecho de que ni el programa de intervención sobre el estilo de vida ni la metformina produjeran una disminución de las enfermedades cardiovasculares entre las personas con prediabetes puede significar que estas intervenciones tienen una eficacia limitada o nula en la prevención de las enfermedades cardiovasculares, aunque sean muy eficaces para prevenir o retrasar el desarrollo de la diabetes de tipo 2", explican los investigadores.