Cambios en el cerebro por las nuevas tecnologías: ¿permanentes o reversibles?

Publicado 26/09/2019 8:17:43CET
Jóvenes compartiendo contenido en redes sociales con teléfonos inteligentes móviles
Jóvenes compartiendo contenido en redes sociales con teléfonos inteligentes móviles - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / AXXEL6_+_VIEW-APART

   MADRID, 26 Sep. (EDIZIONES) -

   Uno de los debates que más posturas enfrentadas generan es el de si las nuevas tecnologías tienen beneficios o perjuicios para las personas y sus vidas. Y, normalmente, al cóctel se le suelen añadir cuestiones relacionadas con la influencia (o no) de estas tecnologías o dispositivos en las funcionalidades y capacidades del cerebro.

   No obstante, en primer lugar, "aún no disponemos de suficiente evidencia para responder a esa pregunta", precisa en una entrevista con Infosalus el coordinador del Comité de Nuevas Tecnologías de la Sociedad Española de Neurología (SEN), el doctor Álvaro Sánchez Ferro.

   "Hay numerosos estudios que han analizado en grupos pequeños de sujetos la repercusión de los dispositivos móviles como paradigma de las nuevas tecnologías", explica el doctor Sánchez. El problema es que no son suficientemente evidentes porque "en ciencia, para que algo sea verdadero, es importante que se haya confirmado en poblaciones que sean representativas y no en unas decenas de personas", matiza el experto.

   Los estudios a los que alude el miembro de la SEN analizan la utilización de los móviles en funciones como "la memoria, la atención o el control de los impulsos" y, si se toman como referencia, "se ha visto que algunas de ellas pueden verse mejoradas, como es la capacidad de multitasking o realizar tarea múltiple". Por su parte, "otras, como la capacidad de atención, se veían alteradas", especifica el doctor Sánchez.

   Por lo tanto, "en base a lo comentado, las nuevas tecnologías sí que están produciendo cambios en el cerebro", afirma el experto. Pero una de las características fundamentales de este órgano es que es muy plástico y adaptable, por lo que los cambios deben analizarse bajo ese prisma.

   "El cerebro es un órgano tremendamente plástico que se adapta al entorno, así que estos cambios probablemente sean de carácter funcional, lo que significa que no son permanentes y que obedecen más a una adaptación a una función, y por tanto, reversibles", señala el experto.

   Otra de las cuestiones que rodean al binomio nuevas tecnologías/cerebro es si éstas producen deterioro cognitivo. El doctor Sánchez comenta a este respecto que "no hay evidencia de que produzcan deterioro cognitivo entendido como que puedan afectar al rendimiento del cerebro de manera mantenida y que pueda tener repercusiones en su funcionamiento".

EJERCITAR EL CEREBRO

   En este contexto, el doctor Sánchez asegura que "se puede y debe" ejercitar el cerebro en la medida de lo posible para evitar que se deteriore. "Es muy importante que nos mantengamos intelectualmente activos", insiste el miembro de la SEN, que asegura que "se ha visto que las personas que tienen estudios superiores tienen menor riesgo de desarrollar deterioro cognitivo".

   "Al igual que muchos músculos se entrenan en el gimnasio, el cerebro hay que entrenarlo estudiando, sometiéndolo a retos intelectuales y no tener una vida pasiva desde el punto de vista intelectual", apunta el experto, que valora "clave" desarrollar la reserva cognitiva. "Es lo que hace que tengamos menos riesgo de tener deterioro cognitivo a medida que envejecemos", clarifica.

Contador