Publicado 17/02/2022 17:58

El cambio climático y sus cambios de temperatura extremos tendrán efectos complejos en la transmisión de enfermedades

Esporas del parásito de la pulga de agua Ordospora Colligata.
Esporas del parásito de la pulga de agua Ordospora Colligata. - DIETER EBERT

MADRID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

El cambio climática y los cambios de temperatura, como las olas de calor, pueden tener efectos muy diferentes en las tasas de infección y los resultados de la enfermedad, según un estudio realizado por la Universidad de Dublín.

El informe, que se ha publicado en 'eLife', sugiere que será cada vez más difícil predecir las consecuencias del cambio climático en las interacciones huésped-patógeno a medida que aumentan las temperaturas globales y los fenómenos meteorológicos extremos se vuelven más comunes.

"Se prevé que el cambio climático aumente no solo las temperaturas medias, sino también las fluctuaciones de temperatura y la frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos. Sin embargo, aunque los estudios han cuantificado los efectos del aumento de las temperaturas promedio en los rasgos del huésped y del patógeno, la influencia de los regímenes de temperatura variable, como las olas de calor, sigue siendo en gran parte desconocida", ha comentado el coautor de la investigación, Pepijn Luijckx,

Los investigadores examinaron los efectos de diferentes temperaturas en varios rasgos de un organismo huésped, un pequeño crustáceo llamado Daphnia magna , y su conocido parásito intestinal, Odospora colligata . La transmisión del parásito es representativa de la transmisión ambiental clásica, similar a la que se observa con enfermedades como el SARS-CoV-2 y el cólera.

En este sentido, observaron cómo respondían los organismos a tres regímenes de temperatura distintos: una temperatura constante y dos regímenes variables, con fluctuaciones diarias de +/- 3 °C y olas de calor de tres días de 6 °C por encima de la temperatura ambiente. Luego midieron la vida útil del crustáceo, la fertilidad, el estado de infección y la cantidad de esporas de parásitos dentro de su intestino. Luego, procesaron los datos en un modelo estadístico para comparar el impacto de los tres regímenes de temperatura diferentes.

De esta manera, han descubierto que las fluctuaciones diarias de temperatura reducían la infectividad y la carga de esporas del parásito en comparación con los que se mantenían a una temperatura media constante. Sin embargo, por el contrario, la infectividad de los parásitos después de una ola de calor fue casi la misma que la infectividad de los que se mantuvieron a temperatura constante.

"Nuestros hallazgos muestran que la variación de la temperatura altera el resultado de las interacciones huésped-patógeno de formas complejas. La variación de la temperatura no solo afecta a los diferentes rasgos del huésped y del patógeno de manera distinta, sino que también importa el tipo de variación y la temperatura promedio a la que se aplica", ha concluido Luijckx.