Publicado 24/08/2021 07:44CET

Calculan 267.000 muertes infantiles más en 2020 por la crisis económica del COVID-19, un 7% más de lo esperado

Archivo - Niños jugando, agua, fuente
Archivo - Niños jugando, agua, fuente - UNIVERSIDAD DE VERMONT - Archivo

MADRID, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

Es probable que en 2020 hayan muerto 267.000 bebés más en los países de ingresos bajos y medios como consecuencia de la recesión económica causada por la COVID-19, según un estudio de modelización, publicado en la revista online 'BMJ Open'. Esta cifra es un 7% superior a la prevista para ese año, afirman los autores economistas del Banco Mundial.

S e prevé que la economía mundial se haya contraído casi un 5% en el primer año de la pandemia, lo que aumentará en 120 millones el número de personas que viven en la pobreza.

Y a diferencia de las crisis económicas en los países de altos ingresos, estas perturbaciones en los países de bajos ingresos suelen aumentar las muertes entre los grupos vulnerables, como los niños pequeños y los ancianos.

Las proyecciones publicadas anteriormente sobre el probable impacto de la pandemia en las muertes indirectas -las que no son causadas por el propio COVID-19- se han centrado en el alcance de las supuestas interrupciones de los servicios sanitarios esenciales.

Los autores de este estudio examinaron, en cambio, el impacto del "choque de ingresos" agregado representado por la caída prevista del Producto Interior Bruto (PIB) -el valor total de los bienes y servicios anuales de un país- sobre la supervivencia de los niños de hasta 12 meses en los países de ingresos bajos y medios.

Vincularon los datos del PIB per cápita con 5,2 millones de nacimientos, reportados en las Encuestas Demográficas y de Salud entre 1985 y 2018. La mayoría (82%) de estos nacimientos se produjeron en países de ingresos bajos y medios bajos.

A continuación, aplicaron las proyecciones de crecimiento económico del Fondo Monetario Internacional para 2019 y 2020 para predecir el efecto de la recesión económica en 2020 sobre las muertes infantiles en 128 países.

Sus cálculos indicaron que en 2020 morirían 267.208 lactantes más en los países de ingresos bajos y medios, lo que equivale a un aumento del 7% en el número de muertes infantiles previstas para ese año.

Las cifras más elevadas de exceso de muertes infantiles se registraron en el sur de Asia (8 países), con un total de 113.141, y más de un tercio del exceso se proyecta en la India (99.642). India es el país con el mayor número de nacimientos anuales (24.238.000), así como con un déficit económico especialmente grande, del -17,3% para 2020.

Los autores señalan que, tras la crisis financiera de 2009, se estimó un exceso de 28.000-50.000 muertes infantiles en África. Esto se compara con una cifra estimada de 82.239 para 2020, lo que refleja el mayor déficit estimado en el PIB causado por la pandemia.

Aceptan varias limitaciones a sus cifras proyectadas, entre ellas que sus cálculos se basaron en datos retrospectivos y que sólo consideraron el impacto a corto plazo de las fluctuaciones del PIB en las tasas de mortalidad infantil.

Y la diferencia entre las proyecciones de crecimiento económico de octubre de 2019 y octubre de 2020 se interpretó como si representara únicamente los efectos de la pandemia, a pesar de que algunos países han experimentado otras perturbaciones importantes, como desastres naturales o crisis políticas, que también pueden haber afectado a los niveles de ingresos nacionales, explican.

"Independientemente del número exacto de muertes proyectadas, el gran número de muertes infantiles excesivas estimadas en nuestro análisis subraya la vulnerabilidad de este grupo de edad a los choques de ingresos agregados negativos, como los inducidos por la pandemia de COVID-19", escriben.

"Es probable que sean varios los mecanismos que impulsen este aumento de la mortalidad entre los niños de 0 a 1 año de edad: el empobrecimiento a nivel de los hogares conducirá a peores prácticas de nutrición y cuidado de los lactantes y a una menor capacidad de acceso a los servicios de salud, mientras que la crisis económica también podría afectar a la oferta y la calidad de los servicios ofrecidos por los sistemas de salud", explican.

Aunque se centraron en el probable impacto sobre la supervivencia infantil, es probable que otros grupos vulnerables se hayan visto afectados, añaden.

"Mientras los países, los sistemas de salud y la comunidad mundial en general siguen esforzándose por prevenir y tratar la COVID-19, también deberíamos considerar los recursos para estabilizar los sistemas de salud y fortalecer las redes de seguridad social con el fin de mitigar las consecuencias humanas, sociales y económicas de la pandemia y las políticas de bloqueo relacionadas", concluyen.